ESPECTACULOS GUARDIANES DE LA GALAXIA

Héroes que disfrutan la imperfección

Con la idea de que un equipo formado por delincuentes debe salvar al universo, la película de Disney/Marvel es una apuesta para continuar ensanchando el mundo de la historieta en la pantalla grande.

PERFIL COMPLETO

Foto:Disney

Tomando como punto de partida el cómic de 1969, Guardianes de la galaxia propone que para evitar que el universo vuele en mil pedazos no necesitan superhéroes. Con cinco delincuentes, entre los que se encuentra un humanoide con forma de árbol y un mapache con excelente puntería, sobra para enfrentarse al mal (el de verdad). Su director, James Gunn –guionista de dos Scooby Doo y de la remake del Amanecer de los muertos– afirma que no quería “exactamente superhéroes. Más que una película épica del espacio, es simplemente una película espacial”.

Tampoco ve como de ciencia ficción a esta producción de Marvel que costó US$ 170 millones y que es la gran apuesta de la compañía para 2014, mientras termina de cocinar la segunda parte de The Avengers para el primer semestre del año que viene.

Dave Bautista, un antiguo campeón de la WWF (esa especie de Titanes en el ring americano) y quien interpreta al vengativo Drax, “el destructor”, asegura que “a James no le gusta decir que es una de superhéroes. Y es verdad, ninguno de los personajes tiene súper poderes. De cualquier planeta que vengan, son gente común”. Cree que lo que más aporta a la relación con el público es que, además de corazón y sensibilidad, tienen imperfecciones. Algo que también llevan en el cuerpo. Por ejemplo, la historia de su personaje está marcada con cicatrices y tatuajes que demandaron un proceso de maquillaje con sesiones de cuatro horas diarias de pie, ya que no podía sentarse mientras le colocaban las 18 piezas de cosmética proteica.

—Ninguno venía de experiencias tan grandes. ¿Qué les genera trabajar para la dupla Marvel-Disney?
GUNN: Te dan un gran apoyo. Fue una gran experiencia trabajar con esta gente. No creo que haya ningún otro estudio cinematográfico en la historia que me hubiera permitido hacer esta película.
BAUTISTA: Siempre oíamos “Esto es algo muy fuerte para Marvel”, pero en el set nunca lo sentimos. Todos sabíamos lo bueno que era lo que hacíamos.
—¿Eso no termina generando mucha presión?
B: Antes de quedarme con el personaje, todo era presión. Después me sentí muy bien, más relajado. De alguna manera, parece un sueño. Uno pensaría que hay más presión y yo también lo pensaba, pero fue tan divertido lo que creó James que no hubo nada de eso en el ambiente.
G: De hecho, siento menos presión con una superproducción como ésta. He hecho películas donde teníamos US$ 3 millones para todo, donde teníamos que trabajar muchísimo y donde no existía el apoyo de producción o promoción y se manejaban otros tiempos, y eso era muchísima más presión.
—Tienen un casting de protagonistas que no son megaestrellas, pero cuentan con actuaciones secundarias de figuras como Glenn Close. ¿Cómo fue trabajar con ella?
G: La verdad, estoy fascinado. Glenn es una de mis personas favoritas, de las mejores que haya conocido en toda mi vida y por suerte no fue muy difícil convencerla. Hablamos de su papel y del guión por teléfono y cuando me fue a visitar ya tenía el personaje. Es una de las actrices más talentosas que haya conocido y disfruté cada segundo que estuve con ella.
—Tu papel dicen que fue el que más costó elegir. ¿Por qué creés que te quedaste con Drax?
B: Creo que si sólo estaban buscando al predecible personaje grande y musculoso, podrían haber contratado a cualquiera que diera la estatura. Pero buscaron a alguien que pudiera conectar la parte dramática con eso. Hay mucha gente fuerte que no se pone en contacto con su lado emocional y yo no tengo ese problema.
—¿Sentís que la crítica podría no ser tan buena con vos por tu origen en la lucha libre?
B: Y, la verdad que creo que sí, que van a ser más críticos. Los demás son actores bien establecidos y yo vengo de otro contexto. Espero que se me haga justicia. Te mentiría si te dijera que no me importa ser aprobado por la crítica, pero me siento con la seguridad de saber que mi meta era devolverle a James la confianza que tenía en mí.
—Se dice que este tipo de películas atrae gente de todas las edades. ¿Pensás que la ausencia de héroes famosos, la música que elegiste y el humor más adulto pueden alejar a los más chicos del cine?
G: No, no lo creo. Al contrario, siento que por ejemplo en el caso de la música a los niños les encanta. He visto a chicos de tres años cantando Hooked on Feeling, así que más bien me parece que lo que sucede es que todo sirve para acercar nuevas generaciones.
—Si eso no sucede, tal vez ayude la serie animada o un crossover con “Los vengadores”…
G: (Ríe). Yo hablo con ellos sobre la serie animada, pero en realidad no sé nada al respecto. Me concentro más que nada en la película. Y sí, en algún momento miembros de Guardianes de la galaxia se van a conocer con parte de Los vengadores, pero creo que es algo para el largo plazo.
—“Guardianes de la Galaxia” está basada en una historieta cuya primera aparición es de hace 45 años. ¿Qué tiene de esa historia original y qué conservará de esta primera parte la secuela del film?
G: Quienes crearon el cómic hicieron algo que está más que nada en el tono de la película y en el carácter de los personajes, pero la historia gráfica en sí no es parte de esta producción. Para la segunda parte todavía estoy pensando ideas. Vamos a seguir explorando hacia adónde va esta historia.
B: Recientemente le pregunté a James y, aunque no quiero contar lo que me dijo, lo que viene tendrá vida propia y no va a tratar de lo mismo. Sé que es algo fuerte de decir, pero imagino que va a ser mucho mejor que la primera parte. James es quien puede hacerlo, porque tiene el talento para eso.
—Steven Spielberg y George Lucas dijeron que las grandes producciones iban a terminar llevando a la quiebra a los estudios. ¿Qué pensás al respecto?
G: Que hay que crear diferentes tipos de historias. Sin algo bueno para contar y sin buenos personajes, las personas se aburrirían. Lo que puede hacer quebrar a los estudios es hacer películas sin corazón. En ese sentido, Guardianes de la galaxia es diferente a otras y Marvel estuvo muy presente en el proyecto. Es muy bueno que se permita hacer estas películas.

*Desde México D.F. Invitado por Disney.



Alfredo Mera