ESPECTACULOS AMAIA MONTERO

“La esencia es la misma”

La ex cantante de La Oreja de Van Gogh está de gira por nuestro país presentando Si Dios quiere yo también, un disco en el que busca afianzar su carrera solista.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

Pasaron cinco años de su última presentación en la Argentina: fue en 2010 cuando la española Amaia Montero llenó el Luna Park de fans que entraron en erupción con temas como Ni puedo ni quiero y Mirando al mar.
Ahora regresa con nuevo disco en la mochila –Si Dios quiere yo también, el tercero de su carrera solista, tras el alejamiento de La Oreja de Van Gogh en 2007– y una gira por Argentina que tendrá una parada importante en la calle Corrientes: el próximo 23, en el Teatro Opera. “Estoy muy ilusionada, hace mucho que no ando por allí –le dice a PERFIL en charla telefónica–. Voy a estar casi dos meses girando por la región. Iré también a Chile y a Uruguay. Es bastante agotador, pero merece la pena. Me gusta mucho el trabajo en el estudio, esa parte íntima de mi profesión, pero también disfruto mucho del vivo. Lo que más me cuesta es separarme de mi familia. Pero las experiencias únicas que tuve con mi público me lo han compensado”.
Según Montero, el título de su nuevo disco “refleja una filosofía de vida”. La cantante, nacida hace 39 años en el País Vasco, aconseja “aprender a dejarse llevar porque la vida tiene un plan para cada uno de nosotros; quizás uno tiene en mente un plan que le parece perfecto –sostiene–, pero imprevistamente se puede modificar. Y es señal de madurez aceptarlo o, en todo caso, saber reconducirlo. Todo pasa por algo”.

Lo que viene pasando en la etapa solista de Amaia es alentador, pero está lejos en términos comerciales de su pasado con La Oreja de Van Gogh: aun con buenas ventas, la vara de las casi siete millones de copias que el grupo nacido en San Sebastián vendió en la década que la tuvo como integrante es muy alta. “Son etapas –explica ella–. En una banda, todo lo bueno y lo malo se afronta, justamente, en grupo. Siendo solista lo enfrentas tú sola, no es fácil. No hubo una sola razón por la cual decidí dejar el grupo, fueron varias que confluyeron. Pero la relación con ellos quedó bien”, aclara. Aquel éxito, razona hoy, “dependió del trabajo y de la buena suerte, no hay que negarlo. Las canciones llegaban a la gente, la enamoraba hasta un punto irracional”. Para Montero, en ese suceso “también fue muy importante el gran apoyo familiar. Todo se dio tan rápido y de manera tan increíble que no lo podíamos creer –rememora–. Nos cambió la vida muy rápido, y en ese contexto el papel de las familias fue clave. ¡Eramos unos niños!”. Cuando termine esta gira por Sudamérica hará algunos shows en España, antes de fin de año. Su objetivo principal ahora es afianzar una carrera solista para la que este nuevo álbum, grabado en Londres, representa un paso que considera fundamental: “La esencia sigue siendo la misma de mis otros discos, pero está claro que siempre intento superarme –asegura–. Grabar en Londres con un productor como Martín Terefé (un sueco que ha trabajado también con Jason Mraz y James Blunt) ha sido una experiencia impresionante. Creo que me ha ayudado a crecer, a consolidarme. Me siento más segura y encaminada que nunca”.

 

TOUR SUDAMERICANO

La gira de presentación de Si Dios quiere yo también ya pasó por Chile (entre el 9 y el 12 de octubre últimos) y arrancó en Argentina con shows en San Juan y Mendoza. Después de Olavarría (el 22) vendrán el desembarco en el Teatro Opera (el 23), una parada en Uruguay y el regreso al país para tres shows en Córdoba (30 y 31 de octubre, 1º de noviembre), uno en Jujuy (4 de noviembre), uno en Salta (5 de noviembre), uno en Santiago del Estero (7 de noviembre), uno en Tucumán (8 de noviembre), uno en Santa Fe (13 de noviembre) y un último en Neuquén (6 de diciembre).



Alejandro Lingenti