ESPECTACULOS LEVAR BURTON

La eterna herencia de Kunta Kinte

Personificó al mítico personaje en la miniserie Raíces y ahora produce la remake, Roots, que estrena el 17 en History. Considera oportuno lanzarla en un contexto de problemas raciales.

Renovada. El Kunta Kinte original (hoy productor) y el de la nueva versión. LeVar Burton en el set de Roots, que estrena el lunes 17.
Renovada. El Kunta Kinte original (hoy productor) y el de la nueva versión. LeVar Burton en el set de Roots, que estrena el lunes 17. Foto:History
Tan jóvenes y vieron la primera Raíces?”, se sorprende el Kunta Kinte del ayer y hoy productor de la remake. LeVar Burton (59) tiene un historial pop en la TV: no sólo fue Kunta Kinte en la clásica Roots, sino también fue parte de Star Trek: La nueva generación. Desde el lunes 17 de octubre, Roots vuelve a las 22 por History. LeVar Burton le dijo a PERFIL sobre la nueva adaptación del show generacional acerca de la esclavitud que fuera clásico a finales de los 70: “Es grande. Escenas con 300 actores, filmada en dos continentes, dos películas de dos horas con diferentes directores. Estoy muy orgulloso del trabajo que se hizo. Una de las ventajas de tener este legado es la forma en que inspira el trabajo de todos los involucrados. No hay actor o técnico que no me haya dicho cuán felices son de ser parte.”
—Declaraste más de una vez que hacés un trabajo social con la nueva “Roots”...
—Muy pocas veces, contadas, tenés la oportunidad como alguien que cuenta historias de ser dueño de la chance de hacer algo más que simplemente entretener. Roots fue mi primer trabajo, fue incluso mi primer casting como actor, y poca idea tenía que tendría una potencia tan grande a nivel social no sólo en Estados Unidos sino también alrededor del mundo. Era más que mero entretenimiento y logró ser educacional para aquellos que lo vieron, sea la gente de color como también lo que yo defino como gente con reales problemas mentales. Cuando logras tener ese impacto siendo sólo alguien que cuenta un relato, te das cuenta de que esas historias que nos contamos unos a otros que pueden ser lo que nos definen, nos permiten ver quizás por qué estamos aquí y de qué se trata este viaje llamado vida.
—Entonces, ¿qué responsabilidades enfrenta un show como “Roots” considerando los hechos de violencia contra gente de color de los últimos meses?
—El hecho de que estrenemos ahora es absolutamente perfecto. Cuando debutó a fines de los 70, era parte del coletazo de las peleas por los derechos civiles en Estados Unidos y también fue un momento clave para que ese show fuera visto. Porque sirvió como una alerta para Estados Unidos mostrando una parte de nuestra historia que siempre nos dio vergüenza explorar. Esta vez tenemos esa base que nos da el original, que nos informó y nos permitió ver dónde estamos ahora en la pelea por los derechos civiles. Aunque hemos avanzado mucho, nos falta mucho todavía. Por eso creo es perfecto que se estrene ahora. Ni con esperanza podemos hasta soñar con capturar tal cantidad de público como la anterior, pero sí podemos soñar ser catalizadores de una conversación.
—¿Cómo hablar a una nueva generación se refleja en la forma del show?
—No creo que la forma cambie. No, mejor dicho: hemos realizado un esfuerzo consciente para usar formas de narración más modernas, que se acerquen a los logros actuales del cine. Creo que la Roots original fue contada de una forma que tenía sentido cinematográficamente hablando para la audiencia de fines de los 70, y al rehacerla no tenía sentido usar esos anticuados métodos de narración. Tenía sentido abrirnos a innovaciones que ahora estaban al alcance de la mano. Y también la información nueva que se ha ido descubriendo. Datos que hasta cambian el origen de Kunta.

Juan Manuel Domínguez