ESPECTACULOS COLIN FARRELL

“La primera vez que vi ‘Harry Potter’ me enamoré”

El actor es parte de la precuela de la exitosa saga. Jura que lo excitaba la idea de ser parte del universo Potter y dice que las escenas con la varita serán inolvidables.

En acción. La estrella de Hollywood en la piel del mago Percival Graves.
En acción. La estrella de Hollywood en la piel del mago Percival Graves. Foto:Gza. Warner

Harry Potter. Es posible que no haya dos palabras tan importantes en la industria del entrenamiento y en la educación emocional de una nueva generación. Quizás Iron Man. Pero por lo pronto, el universo de Harry Potter vuelve: Animales fantásticos y dónde encontrarlos cuenta, una década después del último libro (sin contar la publicación de la obra de Broadway), una nueva aventura con varitas, magos y nombres que los fans sabrán localizar. El lugar ahora es la Nueva York del jazz y la trama sigue a Newt Scamander (Eddie Redmayne) e involucra la cacería, escape y nueva cacería de, claro, animales fantásticos (aquellos fans purasangre reconocerán el título del film: se refiere a un libro que era materia obligada en Howgart’s). Y, sobre todo, implica la presencia de la creadora y arquitecta del universo Potter: J.K. Rowling. Entre los nombres que adoran el retorno de la franquicia, que se unirá a los superhéroes de DC, y tendrá films por los próximos seis años, se encuentra Colin Farrell, continuando así la tradición de la saga de buscar en nombres grandes a sus personajes secundarios (Alan Rickman, Maggie Smith y Richard Harris como ejemplos). “Los temas en los films de Harry Potter son temas adultos porque, quizás hay que reconocerlo, somos todos niños”, dijo Farrell en esta entrevista distribuida por Warner.  

—¿Cuánto sabías del universo de Harry Potter creado por J.K. Rowling antes de ser parte de esta nueva saga?

—No había leído los libros. Pero sí había visto las películas basadas en la serie de libros de Harry Potter. Y honestamente amé cada una de ellas. Aprecio mucho las películas que logran mostrar lo importante que es el cine, y que pueden crear una conciencia social. También aprecio mucho las películas que apuestan a ser un honesto escapismo. Pero no quiero definir como un “escapismo” la serie. Es faltar a la verdad: las películas logran capturar la importancia de la amistad, de crecer, y el momento en que un chico o una chica se convierten en un hombre o una mujer. Ese escapismo es algo fundamental, inherente a estos films, a estos libros. Me enamoró cuando vi aquellos films por primera vez. Cuando me enteré de que iban a filmar otra serie de films y que la misma J.K. Rowling había escrito el guión… bueno, me excitaba mucho la idea de ser parte de este universo.

—Cuando leíste por primera vez el guión de J.K. Rowling de “Animales fantásticos y dónde encontrarlos”, ¿qué te atrajo?

—Los personajes están tan bien delineados y que todo se desarrolle en Nueva York, una Nueva York de antaño, de 1926. Es una Nueva York que no me es familiar de primera mano, claro, pero que ya ha sido creada una y otra vez en el cine. Pero aunque sepamos que creemos lo que vamos a ver, ella se las arregla para torcer esa expectativa un poco, dotándola de magia y una convención de magos, una federación de magos. Son todas esas cosas que ella puso en el guión las que lograron potenciar lo fantástico tanto como el realismo. La idea que implica que la magia podía convivir en un mundo real, muy reconocible, es una idea extraordinaria.

—¿Podés describir tu personaje, Percival Graves?

—Percival Graves es un oficial con alto rango en la Federación de Magos, es el director de la Seguridad Mágica. Si tuviéramos que crear un equivalente hoy en día, sería, supongo, el jefe del FBI (aunque no es el equivalente exacto). Su trabajo es proteger a la población de magos que hay en Estados Unidos. Pasa gran parte de su tiempo vigilando a quienes trabajan para él e investigando cualquier cosa que tenga lugar en el mundo del crimen contra los magos (o magos cometiendo crímenes contra los majs, el término americano para los muggles). Es dueño de una real habilidad, y con años y años de entrenamiento e investigación se ha convertido en un mago poderoso. Lo impresionante es que todo estaba en el guión. Yates, el director, le puso tanto detalle y tenía tan en claro el tono del personaje que no fue difícil llevarlo a cabo. Eso, sumado a la obra de Rowling. Me fue simple interpretar el personaje.

—¿Cómo fue trabajar con el director David Yates y cómo creés que conjuga hacer una película con personajes fuertes pero que al mismo tiempo es un enorme espéctaculo de gran escala?

—Fue genial. El sabe articular perfectamente las emociones, sabe ser específico y le interesan mucho los detalles, ya sea para el diseño estético como para contar la travesía emocional de los personajes. Deja en claro la forma en que las relaciones se dan, crecen o hasta se disuelven, sea lo que eso sea. Es muy astuto. Siempre busca la verdad en cada momento. Cientos de veces dijo: “Okay, olvídate de que sos un mago; olvídate de todo eso que hace a Harry Potter”, y lo decía porque quería llegar a la clave del asunto y eso es finalmente lo que hará que la historia pueda crear un vínculo emocional con los chicos, las chicas, los hombres y las mujeres que están viendo la película. La clave de la saga Potter son las interacciones humanas.

—En una película como ésta, tan esperada y con tanta resonancia para los fans, ¿cómo era el día a día en el set?

—Era increíble. Los sets eran increíbles. Hace mucho que trabajo en esto y pocas veces había visto tanto talento a la hora de crear piezas. Si no supera los sets del original, entonces no hay problema en decir que son igual de increíbles que aquéllos. El nivel de detalle, todo fue diseñado y minuciosamente construido, pintado y terminado, y muchas de esas cosas ni se verán en el film. Te ponías en un rincón del rodaje en un set y veías libros, lámparas y objetos que nunca se van a ver en la toma, pero que convivían perfectamente con la lógica del mundo para el que fueron creados. Los sets así hacen mucho de nuestro trabajo. Entrás ahí y estás ocupando un espacio que es completamente inusual, exótico y que realmente te ayuda. Te brinda información, afecta incluso hasta cómo te sentís.



Para los fans

—¿Qué momento creés que será memorable para los fans?

—Ah, muchas de las escenas con la varita. Las escenas de acción fueron geniales. Pero la interacción entre los personajes es lo que más me divierte. Es difícil vencer a una escena bien escrita donde hay sólo dos actores, uno de cara al otro, descubriendo de qué va la escena y actuando. Nunca hay nada mejor que eso.

—¿Fue fácil la decisión de volver al mundo de las franquicias después del éxito de una película independiente como The Lobster?

—Es trabajo. Además, cuando decís las palabras mágicas J.K. Rowling ya no quedan dudas ni miedos. Es un mundo de magia y nadie lo crea como ella por estos días. Incluso así, hay mucho aquí para que todos se sorprendan. El mundo que se crea es una cosa sorprendente. Para mí se siente muy distinto de todo lo que he hecho antes. La imaginación de J.K. Rowling es absolutamente extraordinaria, y cuando pensás en todo lo que ella ha creado en el mundo, es absolutamente impresionante.  Ha creado momentos para padres e hijos, de esos en que los niños realmente quieren oír un cuento. Es algo hermoso lo que ha generado y ahora, de alguna forma, continúa. Es un placer ser parte de esto.



Juan Manuel Domínguez