ESPECTACULOS

María Rita: “Vivo un momento mágico”

La cantante brasileña, hija de Elis Regina, se presenta en el Gran Rex el 20 de agosto. Asegura que siempre trabajó con libertad, aun en un sello multinacional, y cree que su país está mejor en democracia.

PERFIL COMPLETO

Foto:Gza.Vicky Roa

Ya pasaron siete años de la última visita de Maria Rita a la Argentina, mucho tiempo para los numerosos fans de la música brasileña en nuestro país. Así que el regreso de esta exitosa y multipremiada cantante es para ellos una excelente noticia. Nacida en 1977 en San Pablo, hija de la popular cantante Elis Regina y del prestigioso pianista y productor César Camargo Mariano, reconocida por igual en América y en Europa, Maria Rita inició su carrera musical con un disco que vendió un millón de copias en todo el mundo (titulado Maria Rita, que fue editado en 2004 e incluía temas de Miton Nascimento y Rita Lee).

Ahora llegará a la Argentina con un espectáculo muy ambicioso, dirigido por ella misma y marcado por la huella del samba, “un género que impregna toda mi carrera”, sostiene ella. Será el jueves 20 de agosto a las 21 en el teatro Gran Rex.

“Verán un espectáculo con gran despliegue escénico –adelanta la artista–. Es como un organismo vivo en continuo desarrollo. A veces aparece algo nuevo en una prueba de sonido, otra manera de jugar o de cantar un pasaje particular de una canción, y eso también termina incorporado en el show siguiente. En Buenos Aires habrá unas cuantas innovaciones musicalmente sutiles. Los que conozcan mis canciones seguro que lo notarán”.

—Casi todos los brasileños tienen una relación entrañable con el carnaval. ¿Podría explicar cuándo nació la suya y qué significa el carnaval para usted?
—Cantar con la gran escola do samba Vai-Vai en el último carnaval de San Pablo fue un momento mágico, lleno de significado para mí. Tengo una relación muy estrecha con el carnaval, especialmente con los blocos. Y de hecho soy madrina de uno, Bola Preta Cord, en Río de Janeiro.

—¿Cuál diría que es el objetivo central de su trabajo con la música hoy? ¿Hay alguna búsqueda estética?
—Sí, sobre todo estoy viviendo un momento mágico con el samba. Samba Meu, el disco que edité en 2007, fue un hito en mi carrera, un cambio de dirección muy claro. Ahora quiero tratar de crecer musicalmente, mantener la curiosidad y seguir trabajando duro, a conciencia.

—¿Conviene trabajar para un sello multinacional hoy en día? ¿Trabajar de manera independiente no da mejores resultados?
—Bueno, creo que depende de cada caso. Yo siempre tuve total libertad artística, así que sólo experimenté la parte buena de estar dentro de una gran  estructura.

—¿Cuáles fueron los artistas que escuchó cuando tuvo su primer contacto con la música, que la deslumbraron?
—Esencialmente, me marcó mucho escuchar música brasileña, sobre todo la que se hacía en mi propia casa. También la música de procedencia africana que se hace en América del Norte (soul, jazz y R&B). Durante mi niñez, ése fue el repertorio base. Después se fue ampliando, pero esas influencias persisten, claro.

—¿Cómo evalúa esta etapa del gobierno de Dilma, que está siendo muy cuestionada?
—La de Brasil es una democracia nueva y recién estamos aprendiendo a lidiar con ese asunto. El simple hecho de tener conciencia de eso y de tratarnos con respeto ya implica un gran esfuerzo en sí, un movimiento positivo. Es muy importante apoyarnos y no estar tan pendientes de un momento específico que no es bueno, como éste, poder vernos en una perspectiva más amplia y preguntarnos si estamos mejor que hace treinta años o no. Yo creo que sí estamos mejor.



Alejandro Lingenti