ESPECTACULOS HIROMI UEHARA

“Nadie debe morir por una bomba”

La pianista japonesa actúa por primera vez en la Argentina, en un concierto a puro jazz. Sus maestros, sus fuentes de inspiración y sus reflexiones sobre Hiroshima.

PERFIL COMPLETO

Foto:Muga Miyahara

Hiromi es una pianista y compositora del universo del jazz que para los fanáticos es un imperdible, y para los neófitos, una joya a punto de ser descubierta. La oportunidad es este lunes 18 de agosto a las 21 en el teatro Coliseo, cuando se presente por primera vez en la Argentina junto a The Trio Project.

Se trata de una combinación de talentos destacadísimos. Hiromi, nacida bajo el nombre completo de Hiromi Uehara, en la próspera, industrial y costera ciudad de Hamamatsu, tocó a los 17 años con Chick Corea. Luego, cuando estudiaba en el Berklee College of Music en Boston, recibió la guía de Ahmad Jamal, el famoso pianista de jazz. Hiromi arma su primera presentación como parte de sus acercamientos a América Latina. Lo que ofrecerá en Buenos Aires, adelanta: “Será una selección del último disco que acaba de salir, un álbum que se llama Alive, el tercero con The Trio Project”.

—¿Qué expectativas tenés?
—Nunca fui a la Argentina, es mi primera vez, así que no sé demasiado al respecto… ¡todavía! Pero siempre he querido ir a la Argentina. Es uno de los países más musicales y apasionados que conozco, así que estoy muy entusiasmada con ir.

—¿Conocés el tango como música? Y como danza, ¿te gustaría aprenderla?
—Sí, conozco y me gusta el tango, aunque nunca lo toqué. Y quizás me gustaría aprender a bailar tango, pero no creo estar muy preparada para ello. Sí me gustaría verlo.

—No sólo sos pianista, es decir, ejecutante, sino también compositora. ¿De dónde viene tu inspiración para crear?
—La inspiración puede estar en todas partes. Pueden ser paisajes deslumbrantes, pueden ser conversaciones fascinantes que tengas con diferentes personas. Todo lo que mueva mis emociones y mi corazón, todo eso puede ser inspiración, por eso siempre estoy buscando momentos conmovedores.

—¿A quiénes reconocés como maestros o como influencias?
—Ahmad Jamal verdaderamente me ayudó a empezar mi carrera en el jazz. Siempre ha sido una figura importante en mi vida y me ha dado aliento para seguir, en cada proyecto.

—¿Hay algún rasgo de tu origen japonés que aparezca en tu música o es una música completamente internacional?
—Nunca he tratado de poner intencionalmente nada japonés en mi música porque, en todo caso, pienso que naturalmente está allí, aunque no sé muy bien dónde ni cómo… pero pienso que siendo yo japonesa está ahí. Simplemente por quién soy yo tiene que estar naturalmente allí. De todos modos, creo que la gente nunca se fija si mi música es japonesa o no.

—Japón es un país fuertemente marcado por los efectos de la bomba de Hiroshima. ¿Cómo reflexionás sobre eso?
—La guerra, cualquiera sea, no debe repetirse nunca más. Debemos vivir en paz. Nadie debe morir por ninguna bomba, de ningún tipo.



Analía Melgar