ESPECTACULOS VIUDA E HIJAS

“Nos costó hacerlo sin Gabriela Epumer”

Vuelven a tocar en vivo y juntas recuerdan a la fallecida María Gabriela Epumer. Niegan ser una banda retro y dicen haber sido modernas en los 80.

PERFIL COMPLETO

Foto:Nestor Grassi
A treinta años de la aparición de su disco debut, Viuda e Hijas de Roque Enroll (o Las Viudas, como se las conoce popularmente) vuelven al ruedo con un show en el Gran Rex el próximo miércoles 26. Ya sin María Gabriela Epumer, fallecida en 2003, Mavi Díaz, Claudia Sinesi y Claudia Rufinatti presentarán oficialmente su flamante disco, Perlas y diamantes, que incluye sus hits más famosos reversionados (Estoy tocando fondo, Bikini a lunares amarillos, Lollipop) y algunos temas nuevos. “En enero de 2013, Man Ray nos invitó a cantar en su disco. Después estuvimos en la presentación de ese disco en el teatro Ateneo y, cuando aparecimos en el escenario, el lugar se prendió fuego, hubo una larga ovación. Entonces pensamos que valía la pena un regreso. Nos costó decidirnos a hacerlo sin María Gabriela, obviamente. Pero también hubo muchas señales cósmicas que nos indicaron que teníamos que avanzar. Así empezó esta nueva historia”, resume Mavi Díaz, que regresa al país luego de vivir unos cuantos años en España y tiene además otro proyecto musical, Las Folkies.
“Tratamos de respetar arreglos y detalles de los temas originales que ya son conocidos, pero con un sonido un poco más actual. Ya nos decían en los 80 que éramos una banda retro, pero si vos escuchás el rock argentino de esa época, sonábamos supermodernas”, dice Rufinatti sobre el estilo de Las Viudas. En cuanto a la relación, se mantiene intacta desde que se conocieron, garantizan ellas: “Lamentamos defraudar las expectativas de alguna gente, pero nos llevamos muy bien, somos hermanas, familia –asegura Sinesi–. Y eso también se nota cuando tocamos: es un engranaje que funciona bien, todo encaja. Pasa con nosotras y con muchos grupos. Vos escuchás a Babasónicos y te das cuenta de lo mismo, por ejemplo”. Mavi refuerza la idea: “En los 80 ya vivíamos casi todo el tiempo juntas: en el estudio de grabación, en la sala de ensayo, en el micro de las giras… Siempre funcionamos como una familia”. Y la idea de esta familia musical es consolidar el vínculo, viajando por todo el país: “Hay gente que nos quiere mucho y nos lo hizo saber con mucha claridad en estos días a través de las redes sociales. Vamos a recorrer la Argentina y también vamos a ir a Uruguay”, adelanta Sinesi.
Aún felices con esta vuelta, Las Viudas mantienen un espacio reservado para el recuerdo de María Gabriela: “Tenía muy buen gusto y, al mismo tiempo, una enorme energía rockera –sintetiza Sinesi–. Ahora tenemos que tratar de no volver locos a los guitarristas que nos acompañan con que hagan todo igual que ella”. Para Rufinatti, “su estilo era muy personal tanto en el sonido de la guitarra como en las armonías que usaba; armaba las canciones que componía teniendo plena conciencia de que había que dejar espacio para el resto de los instrumentos”. Y ya fuera del terreno musical, cuenta Sinesi que Epumer “era la que ponía orden, la que nos retaba con alegría, la que nos hacía poner las pilas y nos decía ‘¡basta, cambiá esa cara, a laburar!’. Era pragmática, organizada, una auténtica guerrera”.

Alejandro Lingenti