ESPECTACULOS


Procesan a la cantante Adriana por presunta estafa

El delito por el que se la acusa contempla penas de entre 1 y 6 años de cárcel.

Adriana, la cantante infantil que hizo famoso al Sapo Pepe.
Adriana, la cantante infantil que hizo famoso al Sapo Pepe.
Foto:CEDOC.

La Sala Cuarta de la Cámara del Crimen confirmó el procesamiento contra Adriana Frida Szuterman Esses, la artista para niños, y su marido y productor Sergio Strauch, por una presunta "defraudación" por haber declarado la confección de 24.000 CD's y DVD's con sus actuaciones, cuando las cifras reales oscilaban los 110 mil. A la artista le embargaron 200.000 pesos y está acusada de un delito que contempla penas de entre uno a seis años de cárcel.

El presunto delito contemplado en el artículo 72, inciso "d", de la Ley de Propiedad Intelectual por el que se acusa a la cantante establece que se consideran casos especiales de defraudación a quien edite o reproduzca mayor número de los ejemplares debidamente autorizados. Adriana y su marido y productor reconocieron que se había "producido una cantidad superior de discos compactos de aquélla que los imputados plasmaron en los formularios de 'solicitud de autorización previa y declaración jurada para producciones fonográficas particulares'", según había determinado la Sociedad Argentina de Autores y Compositores de Música (SADAIC). Cuando se destapó la situación Szusterman pagó la diferencia entre lo declarado y lo real.

Los jueces Mariano González Palazzo, Carlos Alberto González y Alberto Seijas, encargados de llevar el caso, determinaron que esa forma de defraudación se cometió en 17 ocasiones por el matrimonio que pagó derechos de autor por 12.800 CD's y 12.000 DVD's, en tanto se fabricaron 109.804 unidades. "La conducta típica (el presunto delito) quedó consumada al haberse concretado el perjuicio efectivo contra los derechos de explotación derivados de la expedición de un número mayor de ejemplares a los que fueran habilitados", declararon. A opinión de los camaristas, la reparación posterior que realizó el matrimonio abonando la diferencia con los intereses respectivos no la resta ilicitud a la acción realizada con anterioridad.

El tribunal, al descartar que todo se hubiera tratado de un error, advirtió que fue a partir de la auditoría requerida cuando se determinaron las discrepancias."Tanto Strauch como Szuterman Esses rubricaron los formularios de mención, en los cuales se encuentra visible y claramente plasmado el porcentaje que corresponde abonar en concepto de regalías por cada ejemplar fabricado", resume el fallo al que tuvo acceso DyN.



Redacción de Perfil.com


Temas:

  • Adriana Szuterman
  • defraudación
  • el sapo de Adriana