ESPECTACULOS DETRAS DE ESCENA

‘Refugiado’ x 10

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc Perfil

1 Una mañana, al llegar a la productora donde trabajo, veo que prácticamente en la puerta había periodistas, policías y rastros de sangre. Cuando pregunto qué pasó, me informan que un hombre disfrazado de viejo había disparado contra su ex mujer, ahí casi delante de nuestra puerta. La mujer había dejado a sus hijas en la escuela de enfrente. El caso fue resonante (Corina Fernández), me conmovió muchísimo y lo seguí de cerca durante un tiempo. A partir de este hecho comencé una extensa investigación. Visité varios refugios y tuve la oportunidad de dialogar con algunas mujeres que se esconden allí. También me contacté con algunos especialistas. Ester Mancera, que trabaja en el Refugio de la Ciudad de Buenos Aires, me ayudó mucho en esa etapa del proyecto: organizamos actividades en las que, por ejemplo, cruzábamos a mujeres que habían estado en un refugio con actrices. También entrevisté en profundidad a varias mujeres; eran entrevistas muy duras y muy profundas en las que me abrían su intimidad y el drama que habían vivido o que estaban viviendo.

2 Refugiado es una road movie urbana y doméstica. No es una película estrictamente  de género, pero tiene momentos de thriller también. Si bien aborda un tema duro, está tratado sin golpes bajos ni lugares efectistas.

3 La violencia explícita está fuera de campo. Más que la violencia en sí misma, lo que se muestra en la película es lo que la violencia genera. Es decir, los rastros de la violencia, las consecuencias de la violencia; todo eso desde el lugar de un niño que está en formación, en una edad en que los chicos son una especie de esponja que absorbe todo de la realidad que los rodea para ir constituyéndose como personas autónomas.

4 Si hay algo que me conmueve enormemente a partir de haber sido padre y observar crecer a mis hijos, es la mirada de pureza, de inocencia y sabiduría al mismo tiempo, que tienen los niños; ese lugar no contaminado por el mundo adulto desde donde miran la realidad y desde donde la construyen me resulta absolutamente atractivo.
También ese lugar desprejuiciado desde donde los niños cuestionan el mundo adulto, aquello que ya está dado, el statu quo reinante. Esa mirada inocente y sabia al mismo tiempo es la que elegí como punto de vista narrativo.

5 Lo que complejiza la película es que la mayoría de los hombres golpeadores replican generalmente modelos aprendidos de su entorno familiar. La película también indaga sobre ese círculo de violencia, y si bien el personaje del chico es una víctima, también está expuesto a replicar el modelo de su familia, por lo que la película intenta generar el interrogante de cómo se hace para cortar con ese círculo de violencia.

6 Para la elección de Sebastián Molinaro hicimos un extenso casting. Cuándo apareció Seba me cautivó inmediatamente por su frescura, su naturalidad y su imprevisibilidad. Sebastián hizo todo lo que uno recomendaría no hacer en un casting, pero justamente su lugar despreocupado y ajeno al evento cinematográfico fue lo que me atrajo de él, también su desparpajo.

7 Julieta Díaz en esta película tenía un desafío extra, ya que no solamente debía atender su trabajo, que era de por sí muy exigido, sino además actuar con un niño de 7 años.
Julieta también se involucró mucho con la temática y con la investigación; juntos recorrimos refugios, conocimos a mujeres que atravesaron la misma situación que Laura, el personaje que interpreta Julieta. Creo que fue muy valiente de parte de ella aceptar hacer un personaje tan comprometido no sólo por la demanda emocional que requería, sino también por tratarse de una temática muy sensible en nuestro país. Su entrega y su compromiso han sido determinantes en el resultado de la película.

8 En varios casos las mujeres están en los refugios y permanecen allí hasta que salga legalmente el amparo para que el hombre no pueda acercarse a la mujer. Pero otras no quieren acceder al sistema legal; entonces se escapan. Nosotros elegimos contar un caso como ése.

9 Lo que narra la película es la toma de conciencia del niño. Desde el inicio del viaje hasta el final, el cambio que se da en el personaje de Sebastián es la toma de conciencia y la toma de posición. Es el viaje hacia ese estado de conciencia frente a lo que está sucediendo en su casa y frente al acto concreto en el que su papá le pegó salvajemente a su madre casi hasta matarla.

10 Si bien es una película de ficción, dialoga directamente con la realidad cotidiana de muchísimas personas e intenta al mismo tiempo ser una reflexión sobre la violencia y sobre cierto estado de locura que predomina en nuestra sociedad.

* Director de cine.



Diego Lerman*