ESPECTACULOS ANIVERSARIO

René Lavand: "En la vida, todas son motivaciones"

A dos años de su muerte, Perfil hace pública su última entrevista, que jamás había sido publicada.

Rene Lavand
Rene Lavand Foto:Cedoc

René Lavand actuó para millones de personas en la televisión de los Estados Unidos y para otros tantos que lo han visto a través de cinco continentes. Fue un referente ineludible para todos los ilusionistas y magos del mundo incluso, para el gran David Copperfield, famoso generador de efectos grandilocuentes, que en más de una ocasión ha manifestado su admiración por este gran maestro argentino.

Creador de un estilo único e irrepetible en el mundo entero, fue también el inventor de una de las frases que mejor describen su arte: “No se puede hacer más lento”. Con un manejo de las pausas y los silencios, todos sus juegos eran acompañados de relatos que le añadían belleza al asombro.

A continuación, Perfil hace pública una de las últimas entrevistas -hasta ahora inédita- que Lavand dio en agosto del 2014 luego de una charla para alumnos de distintos colegios de Tandil, ciudad donde falleció el 7 de febrero de 2015. René habló entonces ante más de 120 jóvenes de distintas escuelas de la ciudad en una charla titulada: “Superando Crisis”. Y quién mejor para este tipo de encuentros sobre cómo sobrellevar los obstáculos que pone el destino, que el mejor ilusionista de la Argentina.

“Mientras me rodee la juventud, he de sentirme, no digo más joven pero sí menos viejo. Aunque una cosa es ser viejo, y otra cosa, muchos años. Una cosa es ser rico, y otra cosa, tener mucha plata…”, dijo. Con 85 años, marcado por la pérdida de su brazo derecho en un accidente automovilístico cuando tenía 9, se lo notaba concentrado. Tenía una disfonía que le preocupaba y le dejaba la voz ronca, decía, pero reconocía que "le quedaba bien" a su edad.

-¿Qué dice usted si le preguntan quién es René Lavand?
-Un ser humano de carne y hueso como el resto, que pudo superarse en un determinado momento de la vida; y si hago un balance a mis casi 86 años, logró lo que jamás soñó podía lograr: caminar 5 continentes con esos pintados talismanes de cartón (en referencia a como Jorge Luis Borges le llamaba a las cartas).

-¿Cómo le gusta que lo llamen?
-Me gusta la palabra magia, pero no aclara lo nuestro, prefiero ilusionista porque soy un creador de ilusiones. Me encanta la palabra ilusionismo y la palabra magia me gusta empleada a otras cuestiones. En cuanto a la palabra mago como calificativo y la palabra truco, ambas me resultan inaguantables. Truco es el que hace un gitano para venderte el buzón, en cambio yo, hago juegos. Juegos que para convertirse en composiciones, y me jacto de haberlas logrado; deben tener el equilibrio armónico entre lo que digo y lo que hago, con las pausas justas, precisas y necesarias, que son los silencios.

Lavand superó la crisis del accidente por su propia cuenta, creando nuevos juegos y haciéndose autodidacta por fuerza ante la falta de libros para ilusionistas de una sola mano.

-¿Se considera un maestro del ilusionismo?

- Maestro es el que marca rumbos, no sé si me corresponde a mí esa palabra, pero si marque algún rumbo en la vida, acepto con gusto que me digan así.

Nacido en Buenos Aires el 24 de septiembre de 1928 y radicado en Tandil desde los 14, modesto sabio de la lentidigitación sostenía, siempre que le preguntan cómo hizo para superar aquel accidente, que “aquellos vientos trajeron estas tempestades, porque en la vida, todas son motivaciones”.

-¿Tuvo dudas a lo largo de su carrera?
- Siempre. ¿Quién no las tiene? Cuando hay responsabilidad, sobre todo, hay dudas. Hasta debo preguntarme ¿Cómo saldrá esto esta noche?

-¿Cuánto hay de talento y cuánto de esfuerzo en su arte?
- Como dice una sabia frase, el genio se debe a la transpiración. Yo estoy muy lejos de ser genio, pero creo que si soy talentoso es porque transpiré. Algo hay que tener siempre por eso uno va eligiendo en la vida y de a poco se transforma en eso que uno eligió.

-¿ Cómo hace para que algo que parece tan difícil sea tan simple?
- Llegar a lo simple es muy difícil, no así a la simpleza, eso es otra cosa. Hay una distancia abismal entre la simpleza y lo simple. El ser humano siempre tiende a complicar las cosas. Ya lo dijo juan Carlos Copes, “lo difícil del tango es hacerlo fácil”. Eso es un maestro. Marcó rumbos.

-¿Cómo hace para seguir estando vigente en todo el mundo?
-Por amor a un arte y sin escatimar esfuerzos…

-¿Pensó en hacer escuela alguna vez y tomar alumnos?
-He tomado discípulos pero yo no soy fabricante de artistas. Terminamos siendo íntimos amigos y yo termino aprendiendo de ellos.

-Bueno, entonces ha marcado rumbos, y por lo tanto, es un maestro…
-Por razones de sobriedad habría que preguntarle a ellos y no a mí, pero si es así, me halaga el título de maestro.

-¿Qué pasa si sale una carta equivocada en pleno show?
-Bueno, Martha Argerich supongo yo, alguna vez ha desafinado una nota, y no deja de ser Martha Argerich…

-¿Y qué le hizo sentir que este era el momento justo para retirarse?
-La edad, que hay que respetarla y aceptar la etapa de tu vida que te toca vivir. He visto caer a muchos artistas y me dieron pena. No quiero pasar por eso. Soy un hombre humilde pero tengo orgullo. Prefiero plantarme con siete y medio antes que el público me plante con cuatro o cinco.  

-¿Cómo los ve hoy en día y qué consejo le daría a los jóvenes?
-La juventud que me rodea a mí es de primera. Tengo muchos amigos jóvenes que vienen a mi casa y somos buenos amigos, pero seguro hay de todo. Lo que les diría es que todas son motivaciones, sean buenas o malas, sean blandas o duras, y hay que aprovecharlas. Y que la juventud es una enfermedad que como la edad del pavo, se cura sola con los años.

- ¿Se puede hacer más lento el día a día?
-Creo que no. Creo que eh logrado la máxima en ese sentido, por eso digo o quizás se pueda hacer más lento.

-¿Encarna su filosofía de trabajo?
-Sí, evidentemente. Una sabia frase dice que cuanto más suave es la caricia, más penetra. Yo digo que cuanto más lento el movimiento, más impacta en el asombro.