ESPECTACULOS SODA CIRQUE

“Sép7imo Día es como una película del circo”

El 9 de marzo se verá el mágico estreno del Cirque du Soleil en el Luna Park que ya agotó 24 funciones. El director Michel Laprise anticipa que es la primera vez en 33 años que el público participará en vivo y que Prófugos será unas de las canciones principales.

EN LA CIUDAD DE LA FURIA. Todo el equipo técnico del Cirque du Soleil, Zeta, Charly y la familia Cerati. Zeta Bosio y Charly Alberti junto al director canadiense Michel Laprise. Escena del show de Los Beatles en Las Vegas.
EN LA CIUDAD DE LA FURIA. Todo el equipo técnico del Cirque du Soleil, Zeta, Charly y la familia Cerati. Zeta Bosio y Charly Alberti junto al director canadiense Michel Laprise. Escena del show de Los Beatles en Las Vegas. Foto:Cedoc Perfil
El equipo completo del Cirque du Soleil ensaya desde hace casi dos meses en el microestadio de Tecnópolis. De lunes a lunes, el director Michel Laprise trabaja con los productores, escenógrafos y acróbatas para la creación de Sép7imo Día, el espectáculo basado en la historia y canciones de Soda Stereo. Pararán el viernes 23 por las Fiestas y el 2 de enero trasladarán todo al Luna Park. Empezará la cuenta regresiva hasta el 9 de marzo, fecha del gran debut del show que hasta la fecha tiene vendidas 250 mil entradas en la Argentina con 24 funciones agotadas, y otras 200 mil entre Lima, Bogotá y Santiago de Chile.   
La génesis y confección de Sép7imo Día se dividió en tres partes: Montreal, la casa central del Cirque du Soleil, Tecnópolis, y Los Angeles ciudad en la que estaban Charly Alberti y Zeta Bosio para darle un estilo particular a las canciones de Soda Stereo que se escucharán mientras la magia circense logra la alquimia con la historia musical del trío. “Serán entre veinticinco y veintisiete canciones”, anticipa el canadiense Laprise y revela tres canciones principales del show: “Prófugos me gustó desde el primer día en que la escuché. Prófugos va a ser algo de mucha intensidad, de pasión, adrenalina que no podrás evitar exaltarte. No seas tan cruel también es una canción importante, ¡uf de mucho poder en el show!, y claro que Sép7imo Día que le dio el nombre al espectaculo”.
—¿Por qué decidiste nombrarlo así teniendo tantos nombres de canciones?
—Para mí el séptimo día es el domingo, termina la semana en Argentina, y es un día para estar juntos, para acercarse a la gente que tu amas, tu familia, tus amigos. Es el día del alma. Y este espectáculo es eso: es más que un espectáculo, es un encuentro, una experiencia de conexión porque Soda es más que una banda.
Laprise vino hace dos años a Buenos Aires y empezó a ungirse en la historia de cada uno de los integrantes de Soda Stereo. Fue con Alberti y Zeta a los lugares en que deambulaban siendo adolescentes. Escuchó mil veces los discos “a todo volumen” y organizó un encuentro con la familia Cerati en la casa de Lilian Clark, la madre de Gustavo, sus hijos Benito y Lisa, y con su hermana, Laura. “Fue un momento emotivo. Lilian me mostró en qué parte del living escuchaba los discos Gustavo y me llevó a su cuarto. Sus cosas están iguales que cuando era adolescente. Le pedí a su mamá que me diera los libros que fueron la pasión de Gustavo a los 8 o 9 años y con una pequeña sonrisa me trajo una pila de libros y todos eran sobre ciencia ficción. ¡Ya! Historia de planetas de un universo nuevo, de eso trata Soda Cirque.  
—Hablando de emoción, muchos fans vienen a buscar el espíritu de Gustavo Cerati, una especie de resurrección virtual, ¿pensaste un cuadro específico para Cerati?
—No quiero contestar porque es algo muy íntimo y para que la magia funcione hay cosas que tienen que quedarse secretas… Pusiste el dedo en la parte sensible del espectáculo. La obra es como un gran sueño de mundos imaginarios. Sus hijos me contaban cosas muy personales que exactamente están conectados sobre el espectáculo, pero sí, hay algo muy íntimo. Porque yo sentí que Soda Stereo no es una cosa comercial; para la gente es algo central en la vida. Y aparte de la vida que es muy sensible, el ánimo, el espíritu de la vida. Es una celebración de la vida, no es una celebración de la muerte de Gustavo porque yo pienso que no se murió. Resurrección significa que se murió, pero es muy especial cuando alguien no se va, alguien se va cuatro años de coma y después se va. No es la misma cosa que cuando te mueres “boom” en un accidente, entonces para mí es como una transición, pero él nunca se fue.
—Vinieron Lilian y los hijos de Cerati a ver los ensayos, ¿los consultás?
—Sí, les hice una presentación de dos horas en detalles. Estamos haciendo una creación con Gustavo, Zeta y Charly y lo que estamos haciendo no es melancolía del pasado. Es sobre el futuro y estoy exactamente seguro de que si Gustavo estaría viviendo, él hubiera hecho este espectáculo.
En la entrada del microestadio hay camiones, autos, gente que viene y que va. Al ingresar, artistas rusos, ucranianos, canadienses almuerzan luego de entrenar los números. En el circo todo se maneja bajo siete llaves y prohíben acercarse al portón central para ver qué está pergeñando Laprise con el mundo Stereo. “Son tantas canciones que quiero que estén que debí achicar los tiempos de los cuadros. Siempre son de siete minutos y lo bajé a cuatro, algo que tampoco se hizo en la historia del circo”, dice el creador de Kurios.
—¿Cómo manejaste la tradición del circo, la historia de Soda y la distancias entre Montreal, Buenos Aires y Los Angeles?
—A mí Los Angeles no me influyó, porque es algo del disco. Este espectáculo tiene una dimensión propia, un espacio en sí mismo, por lo que trabajar aquí o en Montreal da igual. El día que lo presentamos en Montreal hubo mucha gente que lloró. Y aquí sentimos una energía adicional. Salís a la calle y si hablás de Soda aparece una batería de energía. En Montreal tenemos una sala que se llama Sép7imo Día, con los dibujos de cada escena, un lugar sagrado. ¡Hay un cuarto de Soda en el circo internacional! Los empleados latinos se sacan selfies, orgullosos de que su banda está en casa. Y Cuando Charly y Zeta fueron hicieron un happy hour, no lo podían creen que estaban ahí. Serán 35 acróbatas en total y el espectáculo durará 90 minutos y tendrá una pileta. “Vamos a empezar con un prólogo que no es acrobacia, luego la primera escena que tampoco es acrobática y luego sí viene el primer número. Es la primera vez que lo hacemos, cambiamos el formato tradicional del circo, y siento que por primera vez estará la acrobacia conectada con la conexión espiritual. Todo es Soda Stereo, de una vez que el corazón esté conectado con Soda podemos hacer los números de acrobacia”, dice Michel. Y agrega: “Pero la diferencia con todas las obras es que habrá una parte del público que estará de pie y conectará en vivo con una parte del show. Nunca lo hicimos en los 33 años de existencia de Cirque du Soleil”.
—¿Muy diferente a Elvis, Beatles y Michael Jackson?
—¡Uf! ¡Sí! Especialmente Beatles y Michael son hechos en teatro en Las Vegas, esto va a girar, el tema es un viaje y el concepto es muy diferente. Sép7imo Día es como una película del circo, que camina y viaja por todo el mundo. Sólo hay que esperar el estreno.


Temas: