ESPECTACULOS CONSTANCE ZIMMER-‘UNREAL’

“Siempre hay lugar para mujeres fuertes”

Estrena aquí la serie de Lifetime celebrada en Estados Unidos por sus polémicos personajes femeninos. La actriz protagonista, premiada por su labor, habla
en exclusiva con PERFIL.

PERFIL COMPLETO

Foto:Gza. Lifetime

La frase suele ser instantánea, viene de tíos e incluso de nosotros mismos; frente a esos realities que muestran desde esposas de raperos hasta la requisición a morosos incobrables, se espeta, con sabiduría sin justificar: “es todo mentira”. UnREAL, la nueva serie de Lifetime (estrena el 28 de marzo, a las 0 h en Argentina), toma ese latiguillo popular y lo convierte en un arma, orgullosamente feminista, de doble filo: una serie que mezcla comedia y drama, donde se muestra la trastienda de un falso Bachelor, el reality donde decenas de mujeres buscan quedar con el preciado soltero. Constance Zimmer, la actriz que interpreta a la showrunner del reality en la ficción, Quinn, se quedó con el SAG, el premio de la crítica especializada a Mejor Actriz de Reparto. La actriz fue parte de otra serie éxito: House of Cards, donde interpretaba a la periodista con residencia en la Casa Blanca, Janine Skorsky.
Con un largo historial en Hollywood (series como Entourage, Agents of S.H.I.E.L.D. o Grey’s Anatomy), Zimmer, que casi rechaza el show, es hoy el rostro de una serie que es celebrada por la crítica en gran parte porque sus showrunners y actrices son mujeres. Por ejemplo, Sarah Gerturde Shapiro, cocreadora, fue de hecho productora de Bachelor, el reality que inspira la comedia cruda sobre la realidad detrás de este tipo de televisión.
—Lifetime es una cadena que ha sorprendido con un programa tan fuerte, tan decidido e incisivo. Al menos, así se lee en todas críticas de la primera temporada. ¿Cómo viviste el crecimiento del show?
—Mi primera reacción fue decir que no. Pero fui muy torpe. Hoy me doy cuenta de que Lifetime busca muchas formas de TV, y la nuestra es una de ellas. El show es algo que cualquier actriz quiere hacer en TV. Es un programa donde se ven miserias que si bien son graciosas, y si bien se atan a aquello que pasa detrás de TV, pueden ser universales en el mejor sentido, es decir, tocar una fibra particular en cada uno. Fue inesperado para todos que Lifetime ahora tuviera uno de esos shows que revistas como Hollywood Reporter o sitios como Indiwire te dicen que tenés que ver. Creemos que vemos muchas series, pero también somos un poco snobs al respecto de dónde vemos lo que vemos.
—¿Cómo le explicarías a alguien que el show es distinto?
—Es difícil, porque siempre parece que estás haciendo promoción. Pero honestamente, soy una madre de 40 años, y he trabajado mucho en cine y TV en Estados Unidos. Y Quinn, mi personaje, es el primer personaje que interpreto del cual puedo entender su vida entera. Sea gritando en la producción o en su casa, es un personaje completo. Me dio miedo interpretarla. La forma en que les habla a los demás, las cosas que puede hacer. Pero hay algo extraño ahí, me di cuenta, es una mujer honesta. Muchas veces, cuando una mujer es honesta en su trabajo, se dice que es mala, o agresiva o una “perra”. Pero no se usan los mismos adjetivos para un hombre. De hecho, se lo ve como algo positivo. Eso te deja muchas cosas en claro.
—¿Sentís que en ese sentido la serie se permite cosas que otras series no?
—Siento que siempre pude hacer personajes femeninos fuertes. Pero que ahora hay menos miedo a mujeres reales en pantalla, o al menos que las mujeres no sean simple adorno u objeto.

*Desde Los Angeles.



Juan Manuel Domínguez