ESPECTACULOS ANNA FRANK

Siento que está viva la memoria

Recordar el Holocausto constituye un ejemplo por la construcción de su justicia.

REAL.El retrato de Anna Frank que se conserva en la historia, y a su lado la actriz Angela Torres, quien la interpretará en el teatro 25 de Mayo con gran elenco, dirigidos por Helena Tritek.
REAL.El retrato de Anna Frank que se conserva en la historia, y a su lado la actriz Angela Torres, quien la interpretará en el teatro 25 de Mayo con gran elenco, dirigidos por Helena Tritek. Foto:maldonado

Recordar el Holocausto constituye un ejemplo por la construcción de su justicia. Consiste en medidas judiciales y políticas orientadas a la reparación, consiste en rechazar toda dictadura y reivindicar incondicionalmente a la democracia. Consiste en no olvidar.

“Quien salva una vida salva al mundo entero”, reza el Talmud.

¿Cómo hablar, cómo combatir, cómo luchar, cómo mantener la memoria del Holocausto y la vida de Anna Frank? ¿De la guerra, del hambre, la persecución religiosa, de los gobiernos totalitarios? ¿Cómo? Recordar, sí, recordar juntos. Recordar la vida de una niña llamada Anna Frank y su “diario”. ¿Cómo era su vida?  La vida

de Anna y su familia en el escondite, en la “parte de atrás” de una casa de los canales de Amsterdam. Convivían dos familias y les resultaba muy difícil conseguir alimentos. Ocho personas perseguidas llevaban dos años juntas tratando de evitar al invasor. Anna escribía, ejercitaba su paciencia, descubría el amor, y observaba, tenía claridad en su observación. En estado de alerta estaba, siempre despierta para percibir contactos positivos. Anna quería ser escritora y estaba convencida de que sus textos iban a trascenderla. Por lo tanto, está bien hablar de una niña que luchó contra todo, que escribió y se rebeló. Es importante difundir su ejemplo de vida como legado y generar permanentemente conciencia.

El diario de Anna Frank, una comedia dramática apta para todo público, es la historia de una niña judía que con sólo 13 años relata en su diario personal la invasión nazi a Holanda. Cuenta cómo con otras siete personas –entre ellos sus padres y su hermana– se escondieron en los ambientes traseros de las grandes oficinas de una empresa, desde junio de 1942 hasta agosto de 1944. Expresa sus sentimientos, emociones y miedos; las grandezas y debilidades de todos los que convivían en ese escondite. No podían dejarse ver ni hacer ruido, no podían enfermarse. Debían ser cautelosos. Convivieron en estas condiciones durante dos años. Anna plasmó todo en su diario con sensibilidad y ternura.

Para llevar adelante un proyecto me tiene que emocionar, por eso hace ocho años realicé una versión de El diario de Anna Frank en el Teatro Regina; mucha gente fue a verla y se ganó varios premios de la crítica. Siento que esta nueva evocación es necesaria, que vuelve a promover una profunda reflexión desde un escenario. El mundo avanzó en ocho años, pero las guerras y el hambre continúan.

Creo que hay un momento para cada cosa; por consiguiente, ahora celebramos con todo volver a realizar otra versión de la obra en el Centro Cultural 25 de Mayo, que justamente se da en el marco del 70º aniversario de la publicación del diario. Tengo los elogios máximos para Angela Torres (quien interpreta a Anna) y todo el elenco, encabezado por Marcos Monte, Valeria Lorca, Agustina Cabo, Carolina Solari, Francisco Bereny, Marcos Woinski, Silvina Quintanilla, Diego Hodara y Alejandro Viola, quienes trabajan con gran entrega, fuerza expresiva y compromiso en cada función. Los personajes más interesantes para desarrollar son los grandes héroes, pero los de la emoción, y eso logra este elenco.

Anna Frank fue una niña que tenía mucho deseo en su interior y mucha fuerza, y esa fuerza es la que hace que hasta el día de hoy siga siendo recordada. Es el primer protagónico de Angela Torres, y desde el momento en que se lo ofrecieron se puso a investigar mucho sobre ella, interiorizándose con libros o películas. Una persona que existió, que pasó por momentos críticos y dio un mensaje hermoso, porque a pesar de todo lo que vivió, estaba llena de vida y esperanza.

Las entradas son accesibles para que todo el público pueda acercarse y conocer esta historia a través del teatro; es muy importante comunicar esto con arte, representarlo y ser consciente de lo que sucedió para poder reflexionar.

Siento que está viva la memoria.

 

*Actriz, autora, directora teatral y maestra de actores argentina.


Helena Tritek


Temas: