ESPECTACULOS LUDOVICO DI SANTO

“Tardé un poco en encontrar mi oficio”

El ex Rebelde Way este año hizo cine con Operación México, un pacto de amor, y televisión con la serie de ciencia ficción 2091. Sus próximos proyectos.

El ex Rebelde Way este año hizo cine con Operación México, un pacto de amor, y televisión con la serie de ciencia ficción 2091.
El ex Rebelde Way este año hizo cine con Operación México, un pacto de amor, y televisión con la serie de ciencia ficción 2091. Foto:cedoc

Dos roles muy diferentes le tocaron en suerte a Ludovico Di Santo esta temporada. Y con los dos está muy contento, seguro de haber hecho  buenos trabajos, de esos que impulsan y hacen crecer la carrera de un actor. “Me gusta probar con roles tan distintos –asegura–. No me resulta para nada un problema, es lo divertido del juego de actuar. Después, cada uno tiene sus lugares, sus costados, su morbo, su deseo... Disfruté mucho haciendo 2091 y también con Operación México, un pacto de amor, dos laburos que no tienen nada que ver entre sí”.

En 2091, serie de  trece capítulos escrita por el argentino Andrés Gelós (Cumbia ninja, Kdabra) y dirigida por el colombiano Felipe Martínez (Cumbia ninja) y el mexicano Alvaro Curiel (Acorazado) que emite Fox, Ludovico es Mefisto, “un personaje muy inteligente y amoral –describe él–. El tipo está muy loco y nunca es lo que parece. Es uno de los siete gamers que participan en una aventura muy particular que se desarrolla en un futuro donde los videojuegos están prohibidos”. Filmada con el presupuesto de una producción de primer nivel, 2091 también incluye en su elenco a Benjamín Vicuña y Luz Cipriota. Para Di Santo, fanático de la ciencia ficción, es un desafío muy especial: “Nunca pensé que iba a poder hacer ciencia ficción, porque es un género que demanda mucha inversión de dinero. Pero por suerte llegó esta oportunidad. Esta serie tiene un buen presupuesto y muchas ideas. Siempre hay que apelar a la creatividad, porque el presupuesto solo no garantiza nada”.

En Operación México..., la trama es muy distinta. Se trata de una película que revisa una vez más la historia de la militancia revolucionaria en la Argentina de los 70, basada en una novela del actual presidente de la empresa Aeropuertos Argentina 2000, Rafael Bielsa. “La película plantea una mirada novedosa sobre esa situación –opina Di Santo–. Revisa la postura de la cúpula de Montoneros: cómo esa cúpula dejó desamparadas a las bases, cómo traicionó al movimiento. Mi personaje es muy humano, un tipo con todas sus contradicciones, que son profundas. Las elecciones que debe enfrentar son de vida o muerte. Tiene que  tomar lisa y llanamente la decisión de vivir o morir. Me parece que muchos se olvidan de que es difícil juzgar eso desde el living de tu casa y también pienso que es un poco hipócrita hacerlo con el diario del lunes”.

Criado en Lincoln, Ludovico se instaló definitivamente en la Ciudad de Buenos Aires a los 18 años. Empezó a estudiar comunicación, pero se aburrió y decidió probar con la actuación. A los 25 tuvo una chance en Rebelde Way y desde entonces (2002) no paró de trabajar. Se lució en los ciclos televisivos El tiempo no para y El elegido, fue parte del elenco de Extraños en un tren en el Teatro Güemes de Mar del Plata y sumó experiencia en éxitos como Viudas e Hijos del Rock & Roll y La leona. “Me encanta la música pero no sé tocar ningún instrumento y mucho menos cantar. También me gusta el fútbol, pero no estoy para más que el picado con amigos. Tardé un poco en encontrar mi oficio, pero estoy muy conforme (remarca ahora). Me divierte actuar, y creo que no podría hacer ninguna otra cosa. Ya no me imagino en otra profesión”.

En pareja con la productora de moda Jimena Iglesias, tiene con ella un hijo de 4 años, Filippo, que naturalmente le cambió el panorama: “Desde que está él tengo otras preocupaciones, otras miradas... Con un hijo dejás de pensar en vos y pensás en lo mejor para otro. Eso ya es un montón. Es una experiencia espectacular”.


“Es una serie muy adictiva”

Hay otras dos películas en las que aparecerá en breve Ludovico Di Santo. Una es El jardín de la clase media, donde también trabajaron Luciano Cáceres, Eugenia Tobal, Leonor Manso y Esteban Meloni. La otra, Yo soy así, Tita de Buenos Aires, biopic de Tita Merello protagonizada por Mercedes Funes. El cine es una gran posibilidad para el desarrollo de un actor, y Di Santo lo valora especialmente, por eso celebra sumar experiencia en ese terreno. “Yo creo que acumular laburo siempre ayuda. Después un actor podrá ser más o menos versátil, más o menos carismático, pero trabajar mucho consolida tu oficio. A Leonardo Di Caprio no le hace falta, obvio. El ya puede elegir una película por año y poner toda la energía ahí”. En tren de buscar referencias, Di Santo escoge al británico Daniel Day-Lewis: “Es un actor que siempre me garantiza un buen momento. Y como también puede elegir y no labura tanto, es más difícil verle los hilos. Igual, a mí no me interesa tanto que un actor tenga una técnica impecable o que coloque superbien la voz. Porque puede tener eso e igual no moverme un pelo. Es el mismo caso de esos músicos virtuosos que son cracks con su instrumento pero no emocionan a nadie. Por ahí es mejor uno que desafina y de todas maneras te llega al corazón”.



Alejandro Lingenti