ESPECTACULOS PETER LANZANI

Un galán que elige ir a misa en familia

Ex Teen Angels, es protagonista del musical Camila, donde interpreta al cura Ladislao Gutiérrez. Dice ser muy religioso y que se jugaría la vida por amor, y sueña con hacer cine junto a Ricardo Darín.

PERFIL COMPLETO

Nació con el nombre Juan Pedro, pero asegura que desde los 2 años toda su familia lo llama Peter y el apellido Lanzani siempre se mantuvo. Enfrentó el desafío de transformarse en Ladislao en el nuevo musical Camila, nuestra historia de amor, en el teatro Lola Membrives. Es su primer protagónico en este género, luego de varios proyectos que llevaron el sello de Cris Morena. “Fui a colegio religioso –confirma– y tengo una familia muy católica. Somos de ir a misa todos juntos, tomé la comunión y la confirmación”.

—¿Cómo es encarnar al cura Ladislao Gutiérrez?
—Tengo experiencia en recitales, pero aquí debuté con un personaje, con una actuación cantada y micrófono inalámbrico. Había estudiado la historia en la escuela e incluso nos habían pasado la película de María Luisa Bemberg. Cuando terminé de grabar La Dueña me llamaron para probarme en este papel. La historia quedó en la mente de una generación de argentinos, aunque creo que la mía no la conoce y ésta es una muy buena oportunidad. Fueron nuestros Romeo y Julieta, una tragedia romántica.
—¿Serías capaz de jugarte por amor, como tu protagonista?
—Sí, tengo el amor a flor de piel, siempre fui muy “Susanito”, con idea de casarme y tener hijos. No sé qué hubiera hecho en la piel de Ladislao, pero imagino que me jugaría por un amor, aunque ahora no tengo novia ya que me dedico mucho al trabajo.
—¿Fantaseaste con ser sacerdote?
—No, somos católicos, muy creyentes, pero nunca se me cruzó esa idea.
—¿Qué opinión tenés sobre el papa argentino?
—Me encantó, creo que quiere renovar el catolicismo, ojalá que lo dejen. Nos dio un golpe de ánimo. Empezamos a comparar a Messi con el papa Francisco, pero creo que es muy bueno tener un referente de este nivel. Además no perdió sus principios y está muy comunicado con nuestro país.
—¿Cuántos años de fama llevás sobre tus hombros?
—Más o menos siete u ocho. Trato de vivirlo bien, cotidianamente. Quizás uno deja de hacer algunas cosas para resguardarse un poco. Este año veo menos a mis amigos porque estoy grabando, haciendo teatro, y debo cuidar mi voz. Pero si tengo ganas de ir al cine o ver a mi gente lo hago, ellos son mi cable a tierra.
—¿Vivís solo?
—Sí, hace apenas dos meses me mudé solo, aunque estoy cerca de mis padres. Sigo en la zona de Tigre y le doy la ropa para lavar y planchar a mi mamá (risas). Pero me cocino y soy bastante ordenado.
—¿Cuáles son tus proyectos?
—Me gustaría poder seguir actuando, descubrí la conexión que te da el teatro con el público. En un escenario se vive de manera más directa, y quisiera seguir trabajando tanto en la televisión como en el teatro y sumar cine.
—¿Tenés modelos?
—Gerónimo Rauch, que está hoy haciendo Los miserables y empezó en el grupo Mambrú; después se fue a España y terminó en Londres. También admiro a Ricardo Darín, y desde que tengo 14 años sueño con hacer cine junto a él, jugarme con otro tipo de personaje, lejos del galán, aunque no reniego de ello.

 

Un elegido de Cris

Peter Lanzani tiene como representante a Cris Morena, con quien empezó su carrera televisiva en Chiquititas (2006), más tarde Casi ángeles y luego en el grupo musical Teen Angels. “Cris siempre quiere que busque proyectos nuevos –asegura el actor– y se puso muy contenta con el musical Camila. Quiero demostrar que puedo hacer otros papeles”. Sobre su participación en el ciclo Aliados, de Telefe, afirma: “Será muy importante lo espiritual, evitando las energías negativas que tienen algunas personas. Habrá mucha música, coreografías y amores. Es una historia entre el cielo y la tierra, donde no hay ni personajes totalmente malos ni absolutamente buenos. Empezamos a grabar hace algo más de un mes, estamos a pleno con el taller de canto y actuación. Siento que Cris Morena decidió volver a armar un semillero”.

Respecto de Cris, agrega que la ve bien, “muy entusiasmada con este nuevo programa y eso es positivo. Siempre buscó que cada capítulo tuviera un mensaje y ahora hará lo mismo... ¿Si perdí algo por trabajar desde joven? No, porque no dejé a mis amistades; por el contrario, gané experiencia. No quemé etapas ni dejé de hacer lo que me gustaba. Quizá, si hablo de trabajo o de relaciones, siempre tuve un poco más de experiencia que los que me rodeaban, pero siento que ahora ya emparejamos”.



Ana Seoane