ESPECTACULOS SAN FRANCISCO DE ASIS

Un hombre eligió la pobreza

PERFIL COMPLETO

Antes de abocarse de lleno a La lista de Bergoglio, Liliana Cavani finalizará el telefilm –cuyo rodaje comienza la próxima semana– para la RAI con el cual cerrará su trilogía sobre San Francisco de Asís.
El primero de ellos, su ópera prima, fue Francesco d’Assisi (1966). Protagonizado por Lou Castel, mostró lo que por entonces era una moda en el cine italiano y que luego sería un recurso reiterado en la filmografía de Cavani: contar con actores extranjeros. Filmada en blanco y negro, se emitió en dos partes, una el 6 y otra el 8 de mayo de 1966, y tuvo entonces una audiencia récord para la televisión italiana: 20 millones de espectadores.
Veintidós años más tarde, Cavani retomaría el personaje en Francesco (1988), con Mickey Rourke. Si en el abordaje de los 60 la directora hacía una biopic que, respetando la tradición clásica, contaba la vida de San Francisco de Asís desde su cuna lujosa hasta su muerte, pasando por la adolescencia descarriada, en la segunda versión se ceñía más a los aspectos del sacrificio material por parte del religioso. De hecho, la primera escena de la película mostraba a Mickey Rourke arrojando a la calle por la ventana varias de las lujosas pertenencias familiares ante la mirada atónita de sus vecinos de Asís. Luego, había dos tramas principales: por un lado la epopeya íntima donde Asís elegía una vida humilde y sacrificaba cualquier comodidad y bien material, y por el otro su enfrentamiento con la Iglesia que consideraba que el predicamento de Asís los evidenciaba como codiciosos y corruptos.

D.G.T.