ESPECTACULOS JULIO CESAR CHÁVEZ

Una vida a los golpes llega a la pantalla chica

Space estrenó la serie El César que refleja la existencia del boxeador apodado Gran Campeón. En entrevista exclusiva cuenta su paso por la droga, el alcohol, el éxito, las mujeres y la soledad. Habla de Messi.

Box. El Gran Campeón Chavez en una bioptic de 26 episodios por Space.
Box. El Gran Campeón Chavez en una bioptic de 26 episodios por Space. Foto:SPACE

Un hombre en bata de raso avanza a los tumbos por un ambiente destrozado. Se ha quedado solo, después de una larga noche de juerga. Camina descalzo sobre vidrios rotos, pero no los siente. Lleva una botella de whisky en una mano. En la otra, un arma.  Se sienta y apunta en su sien.

-Ese fue un momento muy doloroso para mí. Yo recuerdo esa escena… Yo peleaba todavía…

Julio César Chávez, el Gran Campeón de México, termina de ver el primer capítulo de la serie que retrata su vida: “El César”, una biopic de 26 capítulos que se estrenó el lunes pasado por canal Space.

-Ya andaba muy mal con las drogas. Recuerdo que me habían operado este codo (muestra el izquierdo) y me dijeron “ya no vas a poder pelear”. Estaba muy triste. Aparte, además de mi edad, tenía una demanda de Don King, a quien había abandonado. Tenía una demanda del gobierno mexicano, de hacienda, me querían meter a la cárcel. Tenía una demanda de mi esposa porque la había golpeado. Era drogadicto.  Agarré la pistola. Toda mi familia estaba allí llorando. Y me jalé una, dos veces y nada. Y voy a jalar la tercera y ahí mi cuñado me avienta el brazo y la bala pega en el techo.

-Sin embargo, lo que vimos en la serie, es que en ese momento Ud está solo…

-Ya, pero no. ¡No creas todo lo que vas a ver… Recuerdo que me quité la venda, salí al jardín, me hinqué, miré el cielo y ví la silueta de Dios. Lo juro. Ví a Dios… Pero aún así, seguí drogándome y tomando.  

—Entonces, cómo hizo ?

—No fue nada fácil. Tuve que caer en un centro de rehabilitación, que supuestamente era una clínica. Y cuando llego, lo primero que veo es una cancha de fútbol y digo ok, está muy bonita, me la paso mes, mes y medio, me hago pendejo un rato y luego salgo otra vez a drogarme. Pero nooo… Cuando me meten a un galerón con 120 cabrones, todos cochinos, empiezo yo a gritar ¡sáquenme de aquí! Pasé los cuatro meses más amargos de toda mi vida. Porque yo tenía una mansión de una cuadra, con 15 cuartos, 20 carros alegóricos y todo el dinero del mundo… Pero me la pasaba en un pinche cuartito oscuro drogándome día y noche, día tras día…Y al final me sirvió: tengo ocho años de estar limpio y digo que a los 10 años me voy a ir a Francia a tomar un champancito pa`celebrar.

—¿Cuál es la clave para superar una adicción y salir?

—Mira… es dificilísimo… Hijo de la chingada, a mí me ha costado tanto la verdad… Pero vivir el “sólo por hoy” es lo que me ha mantenido limpio. “Sólo por hoy” no voy a tomar, “sólo por hoy” no voy a drogarme, “sólo por hoy” voy a ser mujeriego sólo con una y no con dos…

—Sobre esta etapa suya, puso algunos reparos para la serie?

—No, no, para nada. Sé que hay cosas que me van a doler revivir. Por ejemplo, cuando recién ví la parte de mi hermano Borrego, se me hizo un nudo en la garganta (se quiebra) y todavía se me hace…

Es que en mayo pasado, cuatro delincuentes entraron en casa de su hermano mayor, Rafael, en Sinaloa, y lo mataron de varios balazos al resistirse al asalto. Se pidió que no se le mencione el tema. Ni ese, ni su relación con Salma Hayek. De la actriz, nadie va a hablar. Tal vez porque muy cerca está Myriam Escobar, su esposa.


—Ud. lo tenía todo… ¿Qué le faltaba?

—Lo mío fue muy curioso y muy triste. Porque yo me convierto en el mexicano más querido de México y no podía salir de mi casa porque la gente me asediaba.  ¡Y no soy Messi! Pero era tanto el fervor que yo me iba encerrando en mi casa, salía a escondidas. Teniendo millones de dólares, carros, yates, casas, todo… Todo lo tuve y me sentía vacío, solo.

—Un compadre suyo me dijo: Es como Maradona, pero con final feliz.

-No, por Dios, ese mamón… Es un cabrón, con mucha estupidez, mucha pendejada.

—¿A quien admira?

—A Messi!!! Sí, claro. La verdad es que yo admiro a todo aquel que triunfa, le tengo mucho respeto y admiración al que triunfa en la vida porque es que se chingó. Y lo hizo a base de esfuerzo y sacrificio. De perseverancia y sobre todo de disciplina.

—¿Qué boxeador le gusta?

—Me gustan muchos boxeadores… de Colombia, el Japi y Pambelé. De Chile, Santos Laciar. Y de Argentina… ¡Monzón!

—¿Maravilla Martínez?

—Es un amigo, muy buena persona. Pero Carlos Monzón ha sido el más grande peleador. México también ha dado muchos campeones mundiales.

—Y Ud. está considerado el más grande…”Mr. Nockout”...

—Pues eso es lo que dicen. Pero la verdad, con todo respeto, no me creo ser el más grande. Hoy hay muchos y hay que saberlos llevar. Hay peleadores que tienen mucho talento, mucho futuro pero de repente los echas y… A un peleador sobre todo hay que saberlo llevar: una pelea fácil, una pelea dura, una fácil, una dura… Y cuando llegas a las alturas, ahí tienes que defenderte con todos.

—¿Asesora a su hijo, Julio César Jr?

—Le doy consejos. Pero cuando los chicos ya están grandes, hay que dejarlos que vuelen, entiendes? Que se tropiecen y que se vuelvan a tropezar hasta que entiendan, los cabrones. Porque a los que menos escuchan es al padre y a la madre. Ellos escuchan a los amigos. Así era yo también. Todo boxeador me pide consejos, menos mis hijos. Es cosa increíble.

—¿Y Ud. sigue boxeando?

—Sí, yo sigo pegándole al costal. Todos los días hago ejercicio. Hoy corrí 8 kilómetros, mañana descanso pero hago vapor, hago sombra y voy al sauna.

—¿Es cierto que su primera pelea fue con una mujer y le ganó?

—Es cierto. Me ganó una chaparrita así… Todavía vive en Culiacán. La verdad me marcó… Si tu vieras las peleas de las mujeres… ¡Se dan más chingazos que los hombres! -¿Qué siente que aporta la serie?

-Creo que la gente se va a quedar es lo bueno y lo malo. Lo bueno es que triunfar en la vida se hace a base de esfuerzo, de disciplina, trabajo, constancia. Y lo malo son los excesos. Es creerse, no tener los pies bien puestos en la tierra. Yo, desafortunadamente vengo de una familia muy humilde y no tuve quien me asesorara.

-¿Le gustó el casting?

-La verdad que este muchachito Armando, no es muy conocido, pero les va a encantar. A mí cuando me lo nombraron dije, quién es ese cabrón? .Pero ya después de verlo actuar digo que es muy bueno. Aparte, interpretarme en el boxeo no es fácil…

-El documental que hizo Diego Luna sobre su vida no le gustó nada… ¿Cómo lo convencieron ?

-¡Pues me llegaron al precio! No, no, la verdad no fue eso. Mi familia me convenció. Me estuvieron rogando muchísimo, y chingui chingui… Contento porque me va a tocar verla en vida, entiendes? Se había muerto Juan Gabriel, se había muerto Joan Sebastian… entonces dije no, yo no quiero.  


Molotov le puso la música

Y la cortina musical de la serie El César–“Ave César”- es de Molotov. La misma apunta a México y  la comunidad latina en los Estados Unidos y ya se estrenó  por Space. Producida por Disney Media Distribtion Latin America, BTF Media, TV Azteca y el propio Julio César Chávez, la serie con 26 capítulos de una hora  transita la vida del Gran Campeón Mexicano que logró mantener el invicto durante más de 13 años y ganó 4 títulos mundiales en tres categorías. Quien le da vida es el actor Armando Hernández (“Capadocia” y “Los héroes del Norte”).Tuvo un entrenamiento extremo: -Es que yo no hacía deporte. Pero lo más difícil no fue entrenarse, sino entender los puntos vulnerables de ese emblemático personaje de “mecha corta” que es Julio, a quien conoció apenas dos días antes de empezar a rodar. Fui a verlo a un restaurante, yo estaba muy nervioso, y lo primero que me dijo fue ¡Bienvenido, Campeón”. Y luego, en vez de darme la patadita de la suerte, me dio el gancho de la suerte y me acomodó un ganchito. Sí, todavía pega duro!


*Desde México.


Saula Benavente


Temas: