INNOVACION COMO FUNCIONA CROWDIUM

La financiación colectiva ya llegó al mercado inmobiliario

Desarrolladores online y comercializadores de real estate crearon la primera plataforma de fondeo masivo para ladrillos.

PERFIL COMPLETO

Foto:Imagen Joaco

La financiación colectiva de proyectos o emprendimientos llegó al sector inmobiliario local, de la mano de un grupo inversor integrado por desarrolladores de plataformas online y comercializadores de real estate que crearon la marca Crowdium, en clara alusión al término crowdfunding, que se podría traducir en algo así como “fondeo masivo”.
La financiación colectiva  se expande de la mano de internet, y cada vez plataformas más variadas permiten que múltiples inversores aporten dinero para financiar desde películas hasta carreras universitarias. En Estados Unidos, las más conocidas son Kickstarter y Gofundme. Y ahora en la Argentina también se financia la compra de inmuebles.
Manuel Estruga y Damián Lopo, de Newlink Capital, se asociaron al ex CEO de Zonaprop, Mariano Nejamkis, para crear Crowdium, con un ambicioso plan de negocios que apunta a todo el continente latinoamericano, donde aseguran, será la primera empresa de crowdfunding dedicada a este sector.
Con el  doble propósito de, por un lado, ampliar el universo de potenciales inversores en proyectos inmobiliarios y, por el otro, apalancar nuevas inversiones diversificando el riesgo de inversión en múltiples proyectos simultáneos, la firma comenzó a operar con dos edificios, uno en Olivos y otro en Canning, ambos en el Gran Buenos Aires.
El  lead con el que se lanzó a la caza de fondos frescos hace eje en el primero de esos propósitos, al situar el “piso” para ingresar como participante en apenas $ 10 mil, lo que, consideran, “abre el mercado a clientes que históricamente no podían acceder” a proyectos inmobiliarios grandes, y al mismo tiempo “les evita participar en negociaciones muy complejas, brindando las mismas rentabilidades”. Sin embargo, esperan que esta modalidad en Argentina atraiga un promedio de inversión de entre $ 100 y 200 mil.
En el lanzamiento de la operación local, Nejamkis explicó que hace tiempo venían trabajando en Crowdium y que querían lanzarlo con todas las aristas muy bien definidas. De esta forma definieron la plataforma tecnológica, y definieron los dos activos en los cuales invertirán en la etapa de lanzamiento: La Riviera (Olivos) del Grupo Portland y Estancia Villa María (Canning) de Fiducia Capital.
Tienen pensado, además, incorporar otros productos inmobiliarios tales como: desarrollos de pozo, oficinas con contratos de alquiler a largo plazo, loteos en emprendimientos exclusivos y depósitos, entre otros.
“La elección de los activos en un país con cierta inestabilidad es importante tanto para el pequeño y mediano ahorrista como para el inversor mayor que quiera diversificar su portfolio de inversión”, argumentan. En cuanto a la operatoria, Nejamkis explicó que seleccionan proyectos “que tengan el menor riesgo constructivo, financiero y comercial” y luego se constituye un fideicomiso bajo la estructura legal de CFA Compañía Fiduciaria Americana SA, para el acceso de inversores.

 

En expansión en la Argentina

En la Argentina hay diversos proyectos que intentan expandir la onda del financiamiento colectivo, sobre todo a proyectos culturales.
Uno de los sitios emblemáticos de esta corriente en el país es Ideame, que ya ha financiado más de mil proyectos.
Entre los casos más exitosos de crowdfunding está el caso de la tira de YouTube Cualca, que protagoniza la guionista y actriz Malena Pichot, nacida de hecho como una estrella de esa red social de videos que hoy pertenece a Google. El sketch recaudó unos $ 245 mil pesos.
Otro caso exitoso en la Argentina lo protagonizó Esteban Menis, productor y director, quien también recurrió al crowdfunding para financiar la segunda temporada de Eléctrica, por el que pasaron figuras como Liniers, Jorge Drexler, Lali Espósito y Kevin Johansen. Otro proyecto referente en el país es Panal de Ideas, donde el grueso de las campañas de financiamiento están ligadas al arte, ya sea de forma directa como indirecta, también con “financiación en especies” o crowdfunding.



Carlos Sueldo