INNOVACION SIN INTERMEDIARIOS


‘Uberizan’ la venta de autos usados con una web que ofrece expertos mecánicos

YaVende es una plataforma para compradores y vendedores que cobra una comisión por ofrecer control técnico sobre los vehículos y chequeo financiero para los interesados.

PERFIL COMPLETO


Foto:cedoc
A los taxistas de todo el mundo les llegó Uber. A los hoteleros los desafió Airbnb. A los bancos en Estados Unidos les llegó Lending Club. Esos fenómenos de plataformas que unen demandantes y oferentes de un determinado mercado, cambian las reglas y se quedan con una porción de la renta pero “no son” parte del sector tradicional (por lo que no se someten a las mismas regulaciones) ya desembarcaron en la Argentina. Tanto por la presencia de los gigantes internacionales, como por las versiones locales, como Afluenta en el mercado financiero, o Helpways en el segmento de las tareas hogareñas. Y ahora, una nueva vertiente: llegó YaVende, una “agencia de autos pero sin autos”, que tardará muy poco en despertar quizás algunas quejas de los concesionarios tradicionales que llenan playones de coches a la venta.
En la compañía, liderada por Ignacio Aguilar y Jorge D’Urbano, que vienen del negocio del seguro, aseguran que buscan hacer de la compra de un auto usado –ése es su mercado– una grata experiencia. El terreno para ofrecerlo es fértil, ya que cualquiera que compra o vende su auto suele pasar por traumas que van desde la desconfianza en la contraparte hasta los papeleos interminables para cerrar la operación.
YaVende ofrece la opción de publicar gratis, como si fuera una especie de Mercado Libre, pero básicamente su apuesta es a los servicios pagos (cobran una comisión): uno en el que la figura de un experto (llamado “el ángel”) garantiza el estado del vehículo en venta y también la solvencia del comprador, además de cubrir los gastos de gestoría; y otro premium, más caro, pero que garantiza para el vendedor que si a los 45 días no apareció un comprador, el propio portal YaVende compra la unidad (está destinado a algunos modelos nada más). En ambos casos ofrecen, además, poder devolver el auto antes de los primeros siete días o 350 kilómetros tras la compra.
La inversión para poner en marcha la startup fue de $ 22 millones y esperan en menos de tres meses empezar a expandirse a Rosario y Córdoba, aunque “el horizonte es hacer una compañía para la región”, dice Aguilar que trabajó más de diez años en Hong Kong y Vietnam para multinacionales de los seguros como ING y regresó en 2013. Hasta ahora tuvieron 2.500 usuarios únicos por día, y el 70% entra por dispositivos móviles. Por ahora no tienen competencia, y saben que la oferta de este servicio puede generar rispideces con las concesionarias. “No somos una agencia de autos, no tenemos autos”, dice Aguilar.

Jairo Straccia