INTERNACIONAL EL 26 DE OCTUBRE VOTAN NUEVO PRESIDENTE

A días de las elecciones en Uruguay, la inseguridad monopoliza la campaña

Vázquez, Lacalle y Bordaberry propusieron combatir el delito con firmeza. Es el tema que más preocupa a los uruguayos. Por qué todas las propuestas son muy similares.

PERFIL COMPLETO

Foto:AFP

La inseguridad monopolizó la campaña presidencial en Uruguay. El alza de homicidios, robos a mano armada y violencia en las calles hizo que los tres principales candidatos, el ex presidente Tabaré Vázquez y los opositores Luis Lacalle Pou y Pedro Bordaberry, se pronunciaran sobre el tema que más preocupa a los uruguayos. La izquierda y la derecha, paradójicamente, coincidieron en recetas similares para combatir una problemática que también preocupa en la Argentina.

El postulante del Frente Amplio prometió esta semana reducir un 30% los hechos de rapiña –robos a mano armada–. En un fuerte mensaje, Vázquez remarcó que la seguridad será un tema “prioritario de su gobierno”. “Un nuevo gobierno progresista debe asumir compromisos concretos en materia de seguridad y cumplirlos”, aseveró el ex jefe de Estado, con palabras más propias de un candidato de centroderecha.

“La inseguridad es el tema principal de preocupación de los uruguayos hace alrededor de siete u ocho años, desde que desaparecieron las preocupaciones por el nivel de ingreso de los hogares y por obtener empleo. Son personas que mejoraron su situación económica, pero están muy desconformes porque la inseguridad les ha empeorado su calidad de vida”, explicó a PERFIL Oscar Bottinelli, director de la encuestadora Factum. Pese a su importancia, ningún candidato pudo capitalizar esa problemática. “Da la impresión de que nadie gana votos por eso, ya que la sociedad tiende a responsabilizar a todos los partidos políticos”, agregó.

Lacalle Pou, del Partido Nacional, aprovechó el tema para atacar la gestión de José “Pepe” Mujica. “La culpa de la inseguridad es del presidente”, disparó quien marcha segundo en las encuestas, a diez puntos de Vázquez. “La idea que tenemos es que en el primer año se noten las transformaciones en seguridad. Que haya una mayor intensidad en la labor policial. Optimizar el funcionamiento de algunas normas, por ejemplo la ley de violencia en el deporte. Y tenemos en carpeta un ataque directo a las bocas de venta de pasta base”, confió a este diario el policía retirado y psicólogo Robert Parrado, integrante del gabinete de seguridad del Partido Nacional.

Pedro Bordaberry, el tercero en discordia, fue el único postulante que se comprometió a bajar la edad de imputación penal a los 16 años. “Estamos perdiendo la libertad cuando nos gana el miedo, cuando no podemos circular por algunos barrios de Montevideo, cuando tenemos que poner rejas en nuestras casas”, sostuvo el dirigente del Partido Colorado.

Según el Observatorio Nacional de Violencia y Criminalidad del Ministerio del Interior, en Uruguay hay un robo cada treinta minutos y un homicidio cada treinta horas. Como en la Argentina, la discusión electoral se centró en cómo combatir la inseguridad. Con distintos énfasis, pero similares enfoques, todos los candidatos apuntaron y dispararon contra el delito.



Leandro Dario