INTERNACIONAL CRISTINA LA RECIBIRA EL MARTES

A un mes de asumir, Bachelet enfrenta los primeros conflictos en su gobierno

Tras el trágico sismo, la mandataria buscará convencer a la oposición y el oficialismo para aprobar la reforma tributaria. ¿Ocaso de su luna de miel con el electorado?

PERFIL COMPLETO

Foto:AFP

Cuando la presidenta chilena Michelle Bachelet llegue el martes a la Casa Rosada, para reunirse con su par argentina Cristina Fernández de Kirchner, del otro lado de la Cordillería tendrá lugar su primer gran test de gobierno. En ese momento, la reforma tributaria, una de sus principales promesas de campaña, será votada en la Comisión de Hacienda del Parlamento trasandino. Allí, la jefa de Estado pondrá a prueba su capacidad para alinear a todas las fuerzas de la Nueva Mayoría, en torno a un proyecto resistido por sectores de la Democracia Cristiana (DC).
A un mes de asumir, la mandataria trasandina ya  tuvo varias dificultades. Su gabinete fue duramente criticado y cuatro secretarios y subsecretarios de Estado renunciaron antes de asumir, un poderoso sismo sacudió Iquique y el norte del país; y los cambios impositivos –que permitirán recaudar los 8 mil millones de dólares necesarios para la reforma educativa– desataron discrepancias dentro del oficialismo y la oposición.

Lo cierto es que Bachelet busca disciplinar a los jefes de los partidos políticos de su coalición, que no comparten la totalidad de su programa de gobierno. La presidenta teme, por otro lado, defraudar las altas expectativas de cambios sociales que atenúen la desigualdad, en una economía que creció al 4,2% en 2013, pero que aún no extendió esa bonanza a toda la población.
“Es un gobierno que recién comienza y que propone un cambio estructural, integrado por la reforma tributaria, la educativa y el reemplazo de una Constitución que ya no nos representa.

Algunas personas tienen una opinión crítica al programa. Pero son matices de una coalición con varios espectros políticos. En Chile aprendimos que no se pueden tener cambios estructurales sin mayorías suficientes. Al final del día, la presidenta va a tener el apoyo que necesita”, aseguró a PERFIL el senador Juan Pablo Letelier, hijo del ex canciller Orlando Letelier.

Para ganar el respaldo de la ciudadanía, la jefa de Estado envió a nueve de sus ministros al terreno a explicar cómo será la nueva ley tributaria. Los funcionarios recorrieron el país compartiendo las novedades del proyecto que apunta a financiar las arcas públicas. En un esfuerzo por seducir a los más díscolos, Bachelet expresó estar dispuesta a discutir medidas de su proyecto, aunque aclaró que no dará marcha atrás con la reforma.

Según la encuesta difundida la semana pasada por la consultora Adimark, Bachelet debutó en el Palacio de La Moneda con un 54% de aprobación y con un 20% de rechazo a su gestión. En marzo de 2010, había dejado el poder con un 84% de apoyo, un índice histórico para Chile.

Ahora, tras treinta días en el cargo y a punto de viajar a la Argentina, la líder de la Nueva Mayoría tiene ante sí un reto enorme: convencer al resto del establishment chileno sobre la importancia de su agenda política. Para eso, no sólo deberá lidiar con la oposición de la derecha, sino también con la ecléctica y contradictoria coalición oficialista



Leandro Dario