INTERNACIONAL MAS DE CIEN MUERTOS

Afganistán eligió su presidente en medio de atentados talibanes

afp/ ap Kabul

Pese a los feroces ataques de los talibanes, que dejaron 107 muertos, los afganos acudieron ayer a las urnas para elegir en el ballottage al sucesor del presidente Hamid Karzai. Los ataques, no obstante, no impidieron el desarrollo del proceso electoral, cuyo resultado provisorio se dará a conocer el próximo 2 de julio y constituirá el primer traspaso pacífico del poder.

Los dos candidatos que compitieron en segunda vuelta fueron los ex ministros Abdullah Abdullah y Ashraf Ghani Ahmadzai. El primero se desempeñó al frente de la cartera de Exteriores y obtuvo el 45% de los votos en el primer turno electoral. Por su parte, Ghani, ex ministro de Economía, había cosechado el 31,6%, pero creció en las últimas semanas y recortó la ventaja de su rival. Analistas norteamericanos hablaban ayer de una “victoria sorpresa” del economista, en unos comicios en los que votaron 7 millones de personas, el 58% del padrón electoral.

Los dos candidatos se comprometieron a firmar un pacto de seguridad con la Casa Blanca, que permitiría la permanencia de unos 10 mil soldados estadounidenses en el país por dos años más. Ese acuerdo buscaría adiestrar a las fuerzas de seguridad afganas, jaqueadas por la insurgencia.
A mitad de la jornada electoral, los talibanes anunciaron la puesta en marcha de “246 ataques en todo el país”. Al menos 47 civiles, militares y policías perdieron la vida en los atentados, mientras que en las filas talibanes cayeron sesenta combatientes. Según informó el ministro del Interior, Omar Daudzai, murieron 21 civiles –entre ellos un empleado de Comisión Electoral–, 15 soldados y 11 policías. “Se trató de explosiones de bombas rudimentarias y de minas”, expresó el funcionario. En la primera vuelta electoral, los insurgentes también habían asestado mortíferos ataques en decenas de centros electorales.

Entre los retos que enfrentará el futuro gobernante figuran una mejora de los vínculos con Occidente y el combate a la corrupción, al tiempo que deberá combatir una poderosa insurgencia del Talibán y una reducción de la asistencia internacional.

Por su parte, el gobierno de Barack Obama elogió a los electores afganos por su “valor y determinación” en la segunda vuelta electoral. “Estas elecciones son un paso importante en la senda democrática de Afganistán. Esperamos trabajar con el próximo gobierno que haya elegido el pueblo afgano”, dijo la Casa Blanca en un comunicado. Estados Unidos jugó un rol fundamental en los últimos años, tras  la invasión militar de 2001.



Redacción de Perfil.com