INTERNACIONAL DATOS OFICIALES

Aire para Temer y su ajuste: la economía de Brasil salió técnicamente de la recesión

Después de dos años, la mayor economía latinoamericana acumuló dos trimestres de crecimiento, impulsada en particular por el sector servicios y el consumo de las familias.

MEIRELLES. El ministro de Hacienda, ante los datos, consideró que Brasil entra en un período de crecimiento fuerte y constante.
MEIRELLES. El ministro de Hacienda, ante los datos, consideró que Brasil entra en un período de crecimiento fuerte y constante. Foto:AFP
El sector servicios y el consumo de las familias ayudaron a sacar a Brasil de la peor recesión de su historia, según datos oficiales divulgados hoy, que fortalecen la posición del impopular presidente Michel Temer y de su cuestionado programa de ajuste del sistema de jubilaciones.
El producto bruto interno (PBI) brasileño  creció 0,2% en el período abril-junio respecto del trimestre anterior, cuando había registrado su primera expansión, de un punto, tras ocho trimestres de recesión, informó ayer el instituto de estadísticas IBGE.
Aunque modesto, ese segundo resultado positivo consecutivo marca el fin oficial de una recesión que durante más de dos años destruyó millones de empleos y ahogó las finanzas públicas. En 2015, el PBI brasileño se contrajo un 3,8% y en 2016 la caída fue de 3,6%.
En comparación con el mismo período de 2016, el crecimiento del segundo trimestre fue de 0,3%, un resultado que rompe por su lado una racha de doce ejercicios negativos.

Crisis política. El crecimiento del primer trimestre se sustentó casi exclusivamente en una impresionante expansión (de más de 13%) del sector agropecuario y las exportaciones, alentadas por el aumento del precio de las commodities.
En abril-junio, el principal motor de la economía fue el sector servicios –que representa más de dos tercios del PBI– con un aumento de 0,6%, frente a un crecimiento nulo en el primer trimestre.
Desde el punto de vista de la demanda, destaca el aumento del consumo de las familias (+1,4%), en contraposición a los gastos del gobierno (-0,9%) y a las inversiones (-0,7%).
El IBGE atribuyó el repunte a “la evolución de algunos resultados macroeconómicos positivos a lo largo del trimestre, como la desaceleración de la inflación, la reducción de la tasa básica de interés y el crecimiento, en términos reales, de la masa salarial”.
“Tengo la felicidad de dar buenas noticias”, dijo Temer en un video grabado en China, donde realiza una visita oficial. El jueves, el IBGE anunció una caída del desempleo por cuarto mes consecutivo.
“Estamos mostrando, a lo largo del tiempo, que Brasil crece y se está recuperando”, agregó Temer. “Entraremos en 2018 con un ritmo fuerte y constante. Seguiremos trabajando por una expansión larga y duradera”, afirmó por su parte el ministro de Hacienda, Henrique Meirelles.
Pero los analistas dudan de que Temer, con una popularidad de apenas 5%, pueda llevar a cabo antes de las elecciones de octubre de 2018 la reforma del sistema previsional, eje de su plan de ajuste. n

Agencias