INTERNACIONAL SIRIA


Alepo: el régimen lanzó dos bombardeos sobre un hospital

Denuncian que la aviación siria, con apoyo ruso, arrojó bombas de racimo sobre la parte de la ciudad que aún controlan los rebeldes.

Destruccion. El gobierno sirio y su aliado ruso quieren capturar toda la ciudad, hoy dividida.
Destruccion. El gobierno sirio y su aliado ruso quieren capturar toda la ciudad, hoy dividida.
Damasco
Al menos dos barriles explosivos alcanzaron ayer el hospital más grande de los barrios de Alepo controlados por los rebeldes, bombardeado ya hace tres días, informó la Syrian American Medical Society (SAMS).
“Dos barriles explosivos alcanzaron el hospital M10 y se habla del uso de una bomba de racimo”, dijo Adham Sahloul, de SAMS, una ONG de Estados Unidos, que lo administra.
El centro ya había sido bombardeado el miércoles junto con otro hospital, el segundo más grande del área, algo que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, calificó de “crímenes de guerra”.
Por su parte, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), que cuenta con una amplia red de informadores en Siria, dijo que los bombardeos también habían alcanzado ayer un hospital de campaña en el barrio de Sajur.
“Una persona fue abatida y el hospital de campaña está fuera de servicio”, dijo el director del OSDH, Rami Abdel Rahman, quien no pudo precisar si la víctima era un paciente o un trabajador del hospital.
Ambos hospitales quedaron fuera de servicio por los bombardeos del miércoles, dejando sólo seis hospitales operativos en la parte este de la ciudad, según la SAMS.

Avance. Los ataques son parte de la campaña militar lanzada por el régimen de Bashar al Assad y sus aliados rusos para retomar la totalidad de la segunda ciudad de Siria.
La ofensiva, lanzada la semana pasada, ha permitido a las fuerzas progubernamentales ir ganando terreno en detrimento de los rebeldes en el centro y el norte de Alepo, con el apoyo de los bombardeos, que han matado a decenas de civiles y provocado destrucciones masivas.
Dividida desde 2012 en un sector oeste, controlado por el régimen, y una parte este, en manos de los rebeldes, Alepo se ha convertido en el principal frente del conflicto sirio, que ha dejado más de 300 mil muertos en cinco años.
Unas 250 mil personas, incluyendo 100 mil niños, viven en los barrios controlados por los insurgentes y padecen, según la ONU, “la catástrofe humanitaria más grave vista en Siria”.

Advertencia. Por su parte, la Cancillería rusa advirtió ayer a Estados Unidos sobre las graves consecuencias que tendrían eventuales ataques norteamericanos contra el ejército sirio.
“Si empieza una agresión directa de Estados Unidos contra Damasco y el ejército sirio, habrá terribles cambios tectónicos, no sólo para este país sino para toda la región”, dijo la vocera Maria Zajarova.
Si Al-Assad cae, habrá un vacío de poder que no sería aprovechado por la oposición moderada, sino por “todo 
tipo de terroristas”, alertó Zajarova.    n

Agencias