INTERNACIONAL LÍDERES A FAVOR Y EN CONTRA

América Latina se divide ante la asunción de Mauricio Macri

La promesa de suspender a Venezuela del Mercosur generó la furia de los bolivarianos. Los ‘pro mercados’, con mejor sintonía.

PERFIL COMPLETO

Foto:AFP

Aliados que expresaron júbilo y adversarios que no escondieron su malestar. La victoria de Mauricio Macri generó reacciones dispares en los distintos oficialismos y las oposiciones de la región, que tomaron partido a favor o en contra del presidente electo de la Argentina. Los que demostraron alegría fueron los mandatarios Juan Manuel Santos, de Colombia, Enrique Peña Nieto, de México, y Horacio Cartes, de Paraguay. En el segundo grupo, Nicolás Maduro, Rafael Correa y Evo Morales, líderes del eje bolivariano, sintieron que perdieron un aliado en la Argentina.

La iniciativa del gobierno electo de pedir la suspensión de Venezuela en la próxima Cumbre del Mercosur, que se celebrará el 21 de diciembre en Asunción, dividió las aguas del continente. Diosdado Cabello, número dos del chavismo y presidente de la Asamblea Nacional, salió con los tapones de punta a responderle a Macri, a quien vinculó con el “fascismo”. “Deje quieto al presidente de Venezuela. No se meta con nosotros”, le advirtió. Otro que también expresó su malestar fue el mandatario de Ecuador, quien dijo que esa decisión “es una interferencia en los asuntos internos de Venezuela”. “Si algún presidente o país se cree árbitro del bien y el mal eso sería muy grave, terrible”, aseveró.

Sin embargo, no todas fueron reacciones negativas. Santos y Cartes, mandatarios de Colombia y Paraguay, enviaron cálidas felicitaciones. Como adelantó PERFIL, Asunción será su segundo viaje al exterior, tras un paso por Brasilia. “Con Cartes me une una buena relación, él me vendió a (Aldo) Bobadilla”, confesó Macri en su primera conferencia de prensa tras los comicios. Por ese entonces, los dos empresarios presidían Libertad y Boca Juniors.

Entre el enojo bolivariano y la alegría de los líderes pro mercado, Dilma Rousseff buscó hacer equilibrio, en una incómoda posición. Con tacto diplomático, el Palacio del Planalto evitó pronunciarse sobre la propuesta de suspender a Caracas del Mercosur. Al mismo tiempo, se congratuló tras la confirmación de una visita oficial de Macri en los primeros días de su mandato.

Giro. Pese a apoyar en la campaña a Daniel Scioli, Tabaré Vázquez cambió rápidamente su posición y afirmó que las propuestas de Macri “son interesantes desde una concepción progresista”. El presidente uruguayo descartó que el argentino sea “neoliberal o de derecha” y se esperanzó con la posibilidad de “abrir un diálogo para medir discrepancias”. Vázquez tuvo una pésima relación con Néstor y Cristina Kirchner, que llegó al clímax durante la crisis de las papeleras.

Bolivia. “Lamento mucho que vuelva el reparto imperial de aquellos tiempos con su modelo neoliberal”, criticó Evo Morales a Macri antes del ballottage. En diálogo con PERFIL, el opositor y ex presidente Jorge “Tuto” Quiroga lo cuestionó por esa actitud: “Evo tenía todo el derecho de apoyar a Scioli, pero la línea de prudencia que no debía cruzar era insultar a Macri. Eso hace daño. Que privilegie los intereses de Bolivia y que no sea vocero del régimen venezolano”.

Quiroga cree que Macri encabezará un eje antivenezolano en el Mercosur y la Unasur. “Se va a convertir en el líder natural de América Latina. Por la implosión del sistema venezolano, que dominó el hermisferio durante la década del despilfarro, su irrupción le va a permitir en los próximos años liderar una región de libertad, tolerancia y desarrollo”.

Quien también felicitó al nuevo mandatario fue la presidenta chilena Michelle Bachelet, quien destacó la “importancia de mantener el espíritu de colaboración” entre los dos países. Los funcionarios trasandinos encargados de esa misión son el embajador José Antonio Viera-Gallo y el vocero de la mandataria, Marcelo Díaz. El primero recibió antes de las elecciones a Marcos Peña y Fulvio Pompeo, dos de los principales asesores de Macri. Díaz, por su parte, tiene relación con el entorno del jefe de gobierno desde su paso por la delegación diplomática en Buenos Aires.

Más allá de las reacciones a favor y en contra, América Latina observó con atención el resultado de las elecciones en Argentina. Para el eje bolivariano, la derrota del Frente para la Victoria fue un trago amargo. Los antichavistas, en cambio, se abrazaron a Cambiemos, con la esperanza de llevar ese lema a otros países del continente.



Leandro Dario