INTERNACIONAL ACUSA A "GRUPOS NEONAZIS"


Argentino relata el horror en Hungría: "Inyectaron heroína en la comida de los refugiados"

Jorge Cantantore vive en Budapest y ayuda a los migrantes que llegan desde Medio Oriente. Detalles de la tragedia. Audio.

La situación de los inmigrantes es desesperante.
La situación de los inmigrantes es desesperante.
Foto:Cedoc

La foto del niño sirio ahogado en la playa graficó cual es la realidad que viven millones de refugiados que buscan llegar a Europa para escapar de la guerra en Medio Oriente. Pero el drama no se limita a Grecia: la escena se repite en varios países que funcionan como puerta de entrada al viejo continente.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

En Hungría, una suerte de “aduana” hacia Europa del Este, la situación es caotica. En su capital, Budapest, vive el argentino Jorge Cantantore, que hace años se radicó allí. Hoy ayuda a los miles de refugiados que llegan hora tras hora.

"Somos 500.000 habitantes, hay 200.000 refugiados. Y estan viniendo diez millones de medio oriente caminando con destino a Europa, y dos millones esperando en la frontera; ésto recién empieza", sentenció en diálogo con Liberman en Línea (FM Uno 103.1).

Jorge pasa todo el día con los refugiados ayudando en lo que puede, y advirtió que "grupos Neo Nazis inyectaban en la comida, laxantes, y hasta heroína" para lograr enfermar a los inmigrantes. "La gente está tirada. Hace poco me llevé a un nene de 12 años a dormir a casa, andan solos", relató.

Cantantore contó que la situación de niños extraviados se observa en cada esquina: "Hablé con un nene que venía caminando solo. Y cuando le pregunté donde dormía, me dijo que no duerme”. “Él estuvo dos noches en casa y se fue porque necesita estar con su gente y estar conectado ente ellos. Ahora lo estoy esperando a ver si va a venir a comer", narró.

El argentino lamentó que "Europa haga la vista gorda", ya que según él, "no se cuenta lo que realmente pasa. La gente no tiene un baño ni dónde bañarse ni dónde hacer sus necesidades".

Sobrepasados. Un tren en el que viajaban cientos de pasajeros inmigrantes desde Budapest con destino a la ciudad de Sorpon, ubicada en el noreste de Hungría al borde de la frontera con Alemania, fue detenido cerca de un campo de refugiados y los inmigrantes fueron forzados a bajar, según informó la agencia oficial MTI.

La policía húngara detuvo el tren en la ciudad de Bicske, situada a 40 kilómetros de la capital, yobligó a bajar a los cientos de pasajeros inmigrantes para reubicarlos en colectivos que los trasladaron a un campo de refugiados.



Redacción de Perfil.com


Temas:

  • Hungría
  • Europa
  • Budapest
  • Jorge Cantantore