INTERNACIONAL AMENAZA EN EE.UU.

Arrestan al sospechoso de enviar una carta envenenada a Obama

PERFIL COMPLETO

Las autoridades federales de los Estados Unidos detuvieron ayer a un sospechoso por el envío de cartas con veneno al presidente Barack Obama y a un senador republicano. El sujeto, un instructor de artes marciales identificado como James Everett Dutschke, fue arrestado en Tupelo, Mississippi, y enfrenta la acusación de “desarrollar, producir, almacenar, transferir, adquirir, retener y poseer un agente biológico o toxina para su uso como un arma”.

La detención se produjo cuatro días después de que las autoridades retiraran los cargos contra otro individuo, Paul Kevin Curtis, al que detuvieron la semana pasada tras identificarlo como sospechoso del envío de una carta con ricina a Obama. Curtis, un imitador de Elvis Presley con trastorno bipolar, había recuperado su libertad luego de que el FBI concluyera que no había pruebas de su relación con el caso. Su abogada había señalado durante una audiencia que su cliente había sido víctima de una trampa, y había apuntado contra Dutschke como posible responsable.

El nuevo sospechoso comparecerá mañana ante un tribunal federal de Mississippi, y si es hallado culpable, se enfrentará a las penas máximas de cadena perpetua y una multa de 250 mil dólares. 

En una conversación telefónica el lunes con un medio local, Dutschke negó “categóricamente” cualquier vinculación con el hecho y aseguró que sólo había visto a Curtis dos veces en su vida, debido a que trabajaba con su hermano. Dijo que sospechaba que la ex mujer de Curtis fue quien dio su nombre al FBI cuando le pidieron que señalara a personas que podrían haber tendido la trampa.

Según las autoridades, las cartas dirigidas a Obama y al senador Roger Wicker fueron enviadas el 8 de abril desde Memphis, Tennessee, y contenían el mismo texto que otra enviada poco antes a un juez de Mississippi. “Nadie quería escucharme antes –rezaba el texto–. Sigue habiendo ‘piezas desaparecidas’. Puede que ahora tenga su atención, incluso si eso significa que alguien debe morir. Esto debe parar. Ver algo incorrecto y no exponerlo es convertirse en un aliado de su continuación”.

El FBI confirmó que tanto la carta dirigida a Obama como la enviada a Wicker contenían ricina, una proteína tóxica contenida en las semillas de la planta de ricino cuyo polvo blanco puede resultar mortal sólo con inhalarlo.



afp/ap desde Mississippi