INTERNACIONAL AUTO BOMBA

Daphne Caruana Galizia, la periodista que murió por investigar Panama Papers

La asesinaron tras hacer explotar su auto el lunes en las proximidades de su casa.

La periodista Daphne Caruana Galizia.
La periodista Daphne Caruana Galizia. Foto:AFP

La conocida periodista y bloguera maltesa Daphne Caruana Galizia, que había acusado de corrupción al gobierno centroizquierdista de ese país, murió este lunes en la explosión de un coche bomba, indicaron fuentes políticas y policiales.

La periodista expuso los vínculos de su país con paraísos fiscales a través de las filtraciones de Panama Papers. A principios de año, la revista estadounidense Politico situó a Caruana Galizia entre las "28 personalidades que hacen moverse a Europa", describiéndola como un "WikiLeaks entero en una sola mujer, que emprendió una cruzada contra la falta de transparencia y la corrupción en Malta".

La explosión, que se produjo sobre las 15 hora local, destruyó el auto en el que viajaba en las proximidades de su casa y propulsó los restos calcinados del vehículo hasta un campo cercano. En la noche del lunes miles de personas se reunieron en una vigilia en Sliema, cerca de La Valeta, para rendir homenaje a la bloguera. 

El primer ministro, Joseph Muscat, tachó el asesinato de acto de "barbarie" y ordenó a los servicios de seguridad que dediquen los mayores recursos posibles a la investigación, en una rueda de prensa convocada en La Valeta. "Lo que ocurrió hoy es inaceptable en varios niveles. Hoy es un día negro para nuestra democracia y nuestra libertad de expresión", sentenció. "No descansaré hasta que se haga justicia", añadió. 

La muerte de Caruana Galizia, de 53 años, ocurrió cuatro meses después de que el Partido Laborista de Muscat lograra una victoria rotunda en las elecciones generales que él había convocado, a raíz de una serie de escándalos en la que estaba implicado su círculo más cercano. La fallecida bloguera tuvo un papel clave en la revelación de esos escándalos

Muscat, primer ministro desde 2013, adelantó un año las elecciones después de que su ministro de Energía, su jefe de gabinete e incluso su esposa fueran acusados de tener cuentas en paraísos fiscales a raíz de la divulgación de los llamados Papeles de Panamá. Siempre negó esas acusaciones y prometió dimitir si la justicia demuestra su veracidad.