INTERNACIONAL

Así es el refugio de Francisco en Río

Las fotos del lugar donde se hospedará al Papa durante su estadía en Brasil.

Foto:Caras Brasil

Agencias
El papa Francisco transmitirá en su paso por Brasil la misma austeridad y humildad que impuso en el Vaticano en el inicio de su Pontificado. Con ese objetivo, vivirá en la residencia Asunción, en Sumaré, una modesta vivienda que compartirá con los siete cardenales que lo acompañarán durante su periplo latinoamericano.

Su habitación es la síntesis perfecta de la personalidad de Jorge Bergoglio. Estará compuesta solamente por una cama, una mesita de luz, un crucifijo de madera en la pared y un pequeño escritorio. El sumo pontífice rechazó una suite de lujo y dormirá en un cuadro similar al de los otros religiosos. No obstante, Francisco podrá disfrutar de una hermosa vista de Río de Janeiro a través de la ventana de su dormitorio.

La residencia de Francisco fue construida en 1940 y se caracteriza por una arquitectura de estilo colonial. La Arquidiócesis de Río de Janeiro administra la propiedad, que está emplazada en las inmediaciones del Parque Nacional de Tijuca, un frondoso bosque con espectaculares paisajes naturales. En ese lugar se encuentra emplazado el Cerro del Corcovado, en cuya cima está el emblemático Cristo Redentor.

Aunque la casa tiene 1.345 metros cuadrados techados, entre los cuales se destacan los 77,5 de la suite principal, Francisco –una vez más– dejó de lado las comodidades mayores. “Es muy simple, no quiere nada diferente, quiere que sus cosas sean iguales a las de todo el mundo”, explicó a la prensa local la hermana Tereza Fernandes, encargada de la residencia papal.

La religiosa encabeza a las monjas de Nuestra Señora del Buen Consejo, que serán las encargadas de la alimentación del Sumo Pontífice. Aunque el menú papal no fue develado, la prensa carioca adelantó que habrá pastas, carne rellena, tartas, helados y frutas.

La casa que recibirá a Francisco alojó en 1997 a Juan Pablo II, que visitó por ese entonces Brasil para acudir al II Encuentro Mundial de las Familias. Ahora, quien vuelve a ocupar los aposentos de Asunción es el Papa argentino, que en pocos meses revitalizó la imagen de la Iglesia Católica y ya promete en convertirse en una personalidad más popular que la de Karol Wojtyla. En la modesta residencia colonial, Bergoglio pasará sus seis noches en Brasil.


Redacción de Perfil.com