INTERNACIONAL TRAS LA ULTIMA DETENCION

Aún quedan dos fugitivos de los ataques terroristas de París

Los investigadores buscan a dos terroristas cercanos a Salah Abdeslam, detenido ayer. Todos integran el aparato europeo de EI.

PERFIL COMPLETO

Foto:AP / AFP

Desde París

La detención de Salah Abdeslam “no termina con la investigación” de los atentados del 13 de noviembre en París. “Ahora comienza la parte más difícil”, comentó el ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve, al término del Consejo de Defensa realizado ayer en el Palacio del Elíseo.
   Esa frase significa que aún será necesario dilucidar varios enigmas para conocer con exactitud cómo se organizaron los ataques, la totalidad de los integrantes de la red y quién impartió la orden final.
   Falta identificar a dos de los tres kamikazes que se inmolaron cerca del Estadio de Francia. Llevaban pasaportes sirios, pero son falsos.

Fugitivos. Quedan dos fugitivos clave: Mohamed Abrini, de 31 años, y Soufiane Kayal. Abrini fue filmado dos días antes de los atentados en una estación de servicio de la autopista Bruselas-París junto con su amigo de infancia Salah Abdeslam. Ambos circulaban en el Clio negro que sirvió para trasladar al comando que se hizo volar cerca del Estadio de Francia.
El auto fue luego abandonado en el distrito XVIII de París. Abrini participó el 12 de noviembre en un convoy de tres vehículos que trasladó a los miembros del comando desde Bruselas hasta París.
   Dos meses antes, el 9 de septiembre, Kayal fue controlado a bordo de un Mercedes en la frontera entre Hungría y Austria, al regresar de un viaje por Turquía hasta la frontera con Siria. En ese vehículo también estaban Salah Abdeslam y Mohamed Belkaid (a) Samir Bouzid, argelino de 35 años, abatido el martes en el operativo de Forest, un suburbio del sur de Bruselas. Belkaid se tiroteó con la policía para permitir la fuga de Abdeslam y Kayal, que serían más importantes en la estructura jerárquica de Estado Islámico (EI). Los tres están considerados piezas claves del aparato logístico de EI en Europa.
   La policía cree que Belkaid tuvo un papel crucial en la logística de los atentados de París. Entre otros detalles, los investigadores tienen evidencias de que fue el destinatario del último mensaje enviado por uno de los terroristas que atacaron el teatro Bataclan: “Empezamos. Ahí vamos”.
   También puso en contacto a la joven Hasna Ait Boulahcen con su primo Abdelhamid Abaaoud, presunto responsable de los comandos, para que le consiguiera alojamiento y ropas para un nuevo atentado.
Ambos murieron días después en un tiroteo con la policía en Saint Denis, en la periferia norte de París. Belkaid utilizó su seudónimo de Samir Bouzid para enviar desde Bruselas un giro de 750 euros a Hasna Ait Boulahcen. La policía tiene grabado un extenso diálogo entre ambos.
   Las fuerzas de seguridad buscan también a un presunto sirio, sólo conocido por su pseudónimo de Kayal, que participó en la coordinación de los ataques desde Bruselas.
Era el encargado del contacto directo con el jefe del grupo, Abdelhamid Abaaoud. Esa noche estaba en el mismo lugar que Belkaid, según una geolocalización que se hizo posteriormente.

 

Dato clave

El viernes surgió otro elemento clave para la investigación. Junto con Abdeslam fue detenido Amine Choukri, que poseía un pasaporte sirio a nombre de Mounir Ahmed Alaaj. Ambas identidad son falsas. ¿Podría ser el famoso Soufiane Kayal que buscan todas las policías europeas? Ingresó a Alemania mezclado con los refugiados, durmió el 2 y el 3 de octubre en Ulm, donde vino a buscarlo Abdeslam. Ahora se trata de saber cuál fue su participación en los atentados de París.



Christian Riavale