INTERNACIONAL CRISIS POLITICA EN CHILE

Bachelet anunciará mañana a su nuevo gabinete

La presidenta quiere dejar atrás los escándalos por el presunto financiamiento ilegal de la campaña electoral y revertir la caída de su popularidad. Su mano derecha, Rodrigo Peñailillo, dejaría el Ministerio del Interior.

PERFIL COMPLETO

Foto:AFP
Pese a vencerse ayer el plazo de 72 horas que se autoimpuso para elegir a su nuevo elenco de gobierno, la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, esperará hasta mañana para dar a conocer los nombres de sus nuevos ministros, tras una prolongada crisis política y la caída de sus índices de popularidad al 31% –la marca más baja de su historia–. Según pudo saber PERFIL, la mandataria anunciará la salida de su mano derecha, el ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, vinculado a una de las firmas que habría financiado ilegalmente la última campaña electoral.
Bachelet informará sobre los cambios en el Ejecutivo a las 9 de la mañana (hora local) en el Palacio de La Moneda. El acto tendrá lugar horas antes de su viaje a Paraguay, donde protagonizará un encuentro oficial con su par Horacio Cartes. Así, buscará cerrar una crisis que golpea al gobierno hace más de dos meses y que puso en el centro del debate el presunto financiamiento ilegal de las campañas y el vínculo opaco entre grandes grupos empresarios y dirigentes del oficialismo y la oposición. Aquellas compañías son Penta –un banco de inversión que maneja activos por más de 20 mil millones de dólares y que aportó dinero a la UDI–, SQM –una poderosa minera dirigida por Julio Ponce Lerou, yerno del dictador Augusto Pinochet– y Caval.
Ese último caso fue el que conmovió al círculo íntimo de Bachelet. Una de sus socias es la nuera de la presidenta, Natalia Compagnon, quien posee el 50% de las acciones. La prensa trasandina, además, divulgó cuatro facturas emitidas por Peñailillo a la empresa Asesorías y Negocios SpA, vinculada a SQM, por la suma de 6.600 dólares. El ex jefe de campaña de Bachelet no explicó qué servicios prestó para recibir ese dinero en 2012, un año antes de las elecciones presidenciales. “Hubo una cuasi conspiración dentro del oficialismo contra él. Gente del propio gobierno le quiso pasar la cuenta y vengarse, divulgando información secreta. La presidenta no pudo sostener la presión de los medios”, confió a este diario un funcionario con despacho en La Moneda.
“Mientras Bachelet no anuncie el nuevo gabinete, es difícil saber quién ganó y quién perdió con todo esto”, opinó Patricio Navia, politólogo de la New York University. Jerarcas de la ex Concertación podrían ocupar cargos en el gobierno, entre ellos el ex secretario general de la OEA José Miguel Insulza. El “nueragate” involucró al hijo de la presidenta, Sebastián Dávalos, y a su esposa. Caval obtuvo a fines del 2013 un préstamo de diez millones de dólares, otorgado por uno de los dueños del Banco de Chile, para comprar unos terrenos, que vendió poco tiempo después con una ganancia de cuatro millones de dólares. Dávalos renunció a su cargo en el gobierno y fue imputado por tráfico de influencias y uso de información privilegiada.

Leandro Dario