INTERNACIONAL EL MARTES, CAMBIO DE MANDO EN CHILE

Bachelet vuelve al gobierno con el desafío de cumplir sus promesas

PERFIL COMPLETO

Foto:AFP

Michelle Bachelet asumirá el 11 de marzo su nuevo mandato al frente de Chile y se convertirá en la primera mandataria que vuelve al Palacio de la Moneda desde el retorno de la democracia. Con una primera gestión exitosa en sus espaldas, que le deparó una alta popularidad que el tiempo no supo erosionar, tiene por delante un enorme desafío: responder a la expectativa generada por sus promesas de campaña de aplicar un nuevo modelo político que aúne la igualdad social y el progreso económico de los últimos años.

En el programa de gobierno de la candidata de la Nueva Mayoría, están inscriptas cincuenta medidas ambiciosas, entre las que se destacan tres reformas fundamentales: la educativa, la tributaria y una Carta Magna que deje atrás los resabios de la dictadura de Augusto Pinochet.

La principal traba para Bachelet está en el Congreso, ya que no obtuvo quórum propio para sacar adelante la reforma educativa y la nueva Carta Magna. Contará con 21 senadores y 68 diputados, por lo que deberá negociar con independientes para legislar. “Tengo una mayoría simple. Para la reforma educativa, hay gente en el Parlamento que, aunque no es parte de mi coalición, comparte mi visión sobre las prioridades. Trabajaremos con ellos”, explicó la mandataria en una entrevista con The Washington Post. Según le confiaron a PERFIL fuentes cercanas a La Moneda, la presidenta busca presionar a los parlamentarios con su alta popularidad, para que voten las polémicas iniciativas.

El escollo más difícil será la reforma a la educación, ya que la Democracia Cristiana (DC) rechaza el proyecto que busca la gratuidad y el fin del lucro. Así lo expresó el líder de la agrupación, Ignacio Walker, tras la renuncia de su correligionaria Claudia Peirano: “La izquierda enfatiza la educación pública; nosotros enfatizamos la educación mixta: pública y privada. La DC quedó sin representación en educación, donde hay diferencias con la izquierda”.

En su anterior mandato, Bachelet había propuesto aplicar 36 medidas en sus primeros cien días de gobierno, de las cuales cumplió 23 en ese plazo, luego aprobó ocho más y no logró aplicar las cinco iniciativas restantes. Una de ellas era reemplazar el actual sistema electoral binominal, que sigue siendo una de sus prioridades.

Con un sistema polarizado entre dos coaliciones de centroderecha y centroizquierda y legisladores fosilizados en el Parlamento, la voluntad de cambio pasa exclusivamente por la fortaleza de Bachelet y el reclamo de la calle.



Leandro Dario