INTERNACIONAL A LOS 80 AÑOS

Berlusconi aprovecha la crisis en Italia para volver al ruedo político

El ex premier cree que la derrota de Renzi lo posiciona para ser candidato. Busca una reforma electoral y que lo rehabiliten para competir. El plan de Il Cavaliere.

vuelve. Silvio Berlusconi no sólo se mantiene presente en las tribunas del Milan, club del que es propietario, sino también en la escena política italiana. Hoy se reunirá con el presidente Sergio Mattarella en el marco de una ronda de consultas entre todos los partidos para evitar la ingobernabilidad.
vuelve. Silvio Berlusconi no sólo se mantiene presente en las tribunas del Milan, club del que es propietario, sino también en la escena política italiana. Hoy se reunirá con el presidente Sergio Mattarella en el marco de una ronda de consultas entre todos los partidos para evitar la ingobernabilidad. Foto:afp

A sus 80 años, Silvio Berlusconi está convencido de que todavía le queda hilo en el carretel. A tres años de haber sido expulsado del Senado luego de que lo condenaran a prisión por fraude fiscal, Il Cavaliere interpreta la crisis desatada por la derrota del primer ministro Matteo Renzi en el referéndum constitucional del pasado domingo como una chance para volver al primer plano de la política italiana. El ex premier apuesta a que una compleja combinación de sucesos y decisiones políticas termine colocándolo en posición de volver a ser candidato a la jefe de gobierno antes de fines de 2017.

Durante la campaña para el referéndum, Berlusconi militó el No a la reforma propuesta por Renzi como un “ejercicio de responsabilidad patriótica”. Ahora que el primer ministro corre riesgo de convertirse en cadáver político, el ex mandatario busca acomodarse en el centro de las negociaciones entre las distintas fuerzas para hallar una salida a la crisis de gobernabilidad. Por lo pronto, Berlusconi se reunirá hoy en el Palacio del Quirinal con el presidente Sergio Mattarella, quien ya inició una ronda de consultas con los principales dirigentes partidarios para evaluar posibles soluciones.

A diferencia del Movimiento 5 Estrellas del cómico Beppe Grillo y de la Liga Norte del líder de extrema derecha Matteo Salvini, a quienes les convendría un llamado anticipado a las urnas para capitalizar la movilización del electorado que acaba de votar contra Renzi, Berlusconi necesita ganar tiempo hasta que el Tribunal de Estrasburgo resuelva si suspende o no la inhabilitación que pesa sobre el ex primer ministro para presentarse a cargos públicos hasta 2019.

“En noviembre estaré listo para las urnas”, habría dicho Il Cavaliere a sus colaboradores, según publicó esta semana el diario Il Giornale, que pertenece a Berlusconi. Hasta entonces, el ex mandatario pretende que las principales fuerzas políticas de Italia discutan una reforma a la ley electoral que, de salir adelante, le permitiría a su partido Forza Italia prescindir de su tirante alianza con la Liga Norte y presentarse en soledad a los comicios con alguna posibilidad de éxito.

El presidente Mattarella contempla ahora tres alternativas. La primera es un gobierno de coalición integrado por todos los espacios políticos, algo que parece difícil debido a la extrema polarización posreferéndum. La segunda es lo que los medios italianos han llamado “Renzi bis”, es decir, que el actual premier se mantenga como cabeza de un gobierno de transición que saque la nueva ley electoral y luego convoque a elecciones. Ni la oposición ni el propio Renzi parecen a gusto con esa posibilidad. La tercera es que ese gobierno transicional sea comandado por alguna otra figura de centroizquierda.

Esta última alternativa requeriría el apoyo tácito de Forza Italia, que podría asumir un papel de “oposición responsable” y de esa forma contrarrestar las presiones de los extremos para que haya un llamado anticipado a las urnas. A cambio, Berlusconi pedirá negociar una reforma electoral a su medida, con la expectativa de volver a ser lo que fue.