INTERNACIONAL POLITICA ITALIANA


Berlusconi realizará trabajo social para evitar ir a prisión

Il Cavaliere había sido condenado a cumplir un año de prisión domiciliaria por fraude fiscal. Puede ser expulsado del Senado.

ansa/afp/ap desde Roma

Il Cavaliere se resiste a quedar tras las rejas. Y tampoco quiere salir de la escena política. Aunque el Tribunal Supremo italiano ya confirmó su condena, Silvio Berlusconi anunció ayer a través de su abogado que hará trabajo social para cumplir con su pena. “Si no hay novedades, la semana próxima vamos a depositar el pedido para que Berlusconi haga trabajos sociales”, informó el letrado Franco Coppi. En agosto, el ex premier fue condenado a cuatro años de cárcel por un caso de fraude fiscal de su grupo televisivo Mediaset. Debido a su avanzada edad, se le conmutaron tres cuartos de la sentencia. La justicia italiana, por lo tanto, le dio la posibilidad de elegir entre dos caminos: someterse a arresto domiciliario o prestar servicios sociales. En las últimas semanas, todo Italia debatió sobre cuál podría ser el destino de Berlusconi, perseguido por la Justicia y acorralado en el Senado, que votará en los próximos días si lo destituye de su banca y le quita los fueros parlamentarios. Según su abogado, Il Cavaliere trabajará en algún ente de caridad, donde desempeñará tareas sociales. Así, esquivará el arresto domiciliario, que podría haber cumplido en alguna de sus fastuosas mansiones, como la villa Arcore en Milán, escenario de las fiestas Bunga Bunga. Tiempo atrás, Berlusconi –quien hace una semana cumplió 77 años– había asegurado que, en el caso de ser condenado, iba a asumir todas sus responsabilidades. “Iré a la cárcel. No aceptaré, en cambio, ir a los servicios sociales, como un criminal que debe ser reeducado”, afirmó en esa oportunidad. Sin embargo, el senador parece ahora haber cambiado de opinión. El líder del Partido por la Libertad (PPL) también había declarado que no tenía intención de exiliarse, “como le ocurrió en cambio a Bettino Craxi”, el ex líder socialista italiano que años atrás huyó a Túnez por sus problemas con la Justicia. A fines de junio pasado, un tribunal de Milán también lo había condenado por prostitución de menores y por abuso de poder en un proceso en primera instancia. En esa causa, está involucrada la joven de origen marroquí Karima El Marough, conocida como “Ruby Robacorazones”. Aunque aún el fallo no quedó firme, es otro frente que amenaza al ex premier. “Esta indignante decisión no fue fruto de la correcta aplicación de la ley, sino de la precisa voluntad de eliminar a un rival por la vía judicial”, declaró recientemente Berlusconi. Esta semana fue una de las peores en la larga carrera política de Berlusconi. El miércoles, el Parlamento italiano respaldó al gobierno con un voto de confianza al premier Enrico Letta luego de que el empresario ordenara que renunciaran todos los ministros de su partido para voltear al Ejecutivo y propiciar nuevas elecciones. Sin embargo, esa audaz jugada lo sentenció políticamente y, luego, el comité para la inmunidad del Senado recomendó expulsarlo de la Cámara Alta.



Redacción de Perfil.com