INTERNACIONAL EL MARTES HAY NUEVAS INTERNAS

Bernie Sanders, el socialista que acorrala a Hillary

El senador es el favorito en las primarias demócratas de New Hampshire. Corrió por izquierda a su rival, a la que vinculó con Wall Street. Está a favor del aborto, una cobertura de salud universal y educación gratuita.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

Contra todos los pronósticos, el camino de Hillary Clinton a la Casa Blanca es más sinuoso de lo que preveía. La irrupción del socialista Bernie Sanders en las internas demócratas y el empate técnico del lunes en Iowa sacudieron el tablero político en el oficialismo norteamericano. El veterano dirigente de 74 años es candidato a ganar las próximas primarias que se celebrarán el martes en New Hampshire, lo que depararía un “momentum Sanders” en las filas demócratas.

Bernie Sanders es todo lo contrario a Hillary. En un país en el que la izquierda es marginal, se reivindica como socialista, propone una cobertura de salud universal de calidad, elevar el salario mínimo y distribuir la riqueza entre la clase media y los trabajadores. Su prédica defiende un Estado de bienestar inspirado en los países nórdicos de Europa.

En el último debate televisivo cruzó duramente a su rival, a la que vinculó con las corporaciones de Wall Street. Entre su propia recaudación y la de los Super Pacs -fondos privados que respaldan a las candidaturas-, la ex Primera Dama recolectó 163 millones de dólares, la mayor cifra en la  carrera presidencial, mientras que Sanders tan sólo juntó 75.

Esta semana, The Washington Post retrató el vertiginoso ascenso del candidato en un artículo titulado “Cómo Sanders creció en Iowa y convirtió la coronación de Clinton en una verdadera competencia”. En noviembre estaba treinta puntos abajo en las encuestas, pero ahora Sanders llega como favorito a las internas de New Hampshire. Sin embargo, esos podrían ser sus 15 minutos de fama, ya que cuenta con menos maquinaria y donaciones que su rival. “Aunque Iowa y New Hampshire tienen mucha cobertura de la prensa, no son tan importantes en el marco de la nominación. Después de New Hampshire, Hillary Clinton empezará a acumular delegados para la Convención Nacional que apoyen su candidatura a un ritmo mayor al de Sanders”, explicó a PERFIL Anthony Gierzynski, politólogo de la Universidad de Vermont.

Juventud. Sanders es apoyado por los jóvenes y el ala más liberal del Partido Demócrata. De hecho, en Iowa cosechó un 70% de los votos en la franja etaria entre 17 y 29 años. Su discurso apunta a un giro progresista, lo que entusiasma a ese segmento de la población. “Cautivó a grupos de personas que están disconformes y quieren que alguien solucione las cosas, un sentimiento bastante usual en la política”, consideró Michael Hannahan, profesor de la Universidad de Massachusetts.

El Senador defiende las mismas ideas desde que ingresó a la política: se opuso a las guerras de Vietnam e Irak, participó de la histórica marcha a Washington de Martin Luther King, bregó por la legalización del matrimonio gay y se manifestó a favor del aborto.

Preocupado por el cambio climático, reveló que admira al papa Francisco, quien en su visita a Washington “habló con coraje sobre los más importantes problemas que enfrenta el mundo”.

Si es electo, se convertirá en el primer presidente judío en la historia de Estados Unidos. Para sentarse en el sillón que ocupó Franklin Roosevelt, su más admirado dirigente, antes tendrá que vencer a Hillary en las internas demócratas.



Leandro Dario