INTERNACIONAL VOTA HOY PRESIDENTE

Brasil elige entre el fin de ciclo o la continuidad

Dilma encabeza los sondeos, pero habría ballottage. Neves y Silva, en empate técnico por el segundo lugar. Las conquistas sociales y la recesión, árbitros de la elección.

PERFIL COMPLETO

Foto:AFP

Continuidad o cambio. Esa es la decisión que tomarán hoy los brasileños al acudir a las urnas para elegir presidente. Según las últimas encuestas, la presidenta Dilma Rousseff es la favorita, con el 44% de la intención de voto. Pero, la mayor pugna se dará por el segundo puesto, ya que Marina Silva y Aécio Neves están en un virtual empate técnico. Lo que sí auguran todos los sondeos es que habrá ballottage el 26 de octubre, para lo que la actual mandataria manifestó ayer estar “preparada” y no tener “preferencias” sobre su contendiente”.

La lucha por entrar en la segunda vuelta cobró fuerza ayer, cuando las últimas encuestas previas a los comicios auguraron que Neves ya habría superado a la líder ecologista. Según la firma MDA, el postulante del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) subió al 24% de las preferencias, mientras que Silva cayó al 21,4%. Datafolha, en tanto, sostuvo que Neves tendría un 26% de los votos y Marina un 24%.

Esos guarismos confirmarían la tendencia de las últimas semanas, en las que la candidata del Partido Socialista Brasileño (PSB) cayó del 33% y no volvió a recuperarse.

“Aécio es el oponente preferido por el Partido de los Trabajadores (PT) para una segunda vuelta, porque el PSDB ya está acostumbrado a perder adversarios”, disparó la ambientalista, en alusión al resultado de las últimas tres elecciones presidenciales. Pese a ese dardo, los tucanos enviaron en las últimas horas una señal al comando de campaña de Silva. Quien lo hizo fue el ex presidente Fernando Henrique Cardoso, quien dijo que los dos representantes de la oposición deben “apoyarse el uno al otro”.

El futuro presidente deberá gobernar un país en desaceleración económica y con una tasa de inflación anual del 6,5%. Durante los cuatro años de Dilma en el poder, la séptima economía mundial no logró un crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI) mayor del 2,7%, pese a que en 2010 –el último año de Luiz Inácio Lula da Silva– había crecido un 7.5% .

Las previsiones para 2014, estiman que el PBI verdeamarelho aumentaría menos de 1%, lo que profundizaría la actual “recesión técnica”. Sin embargo, el estancamiento de Brasil aún está lejos de pergeñar una crisis económica.

Tras una inusual campaña, marcada por la trágica muerte de Eduardo Campos, candidato a presidente en la fórmula a Silva, los brasileños están divididos entre aquellos que defienden las conquistas sociales de Rousseff y de Lula, y los partidarios de un fin de ciclo. En las últimas simulaciones de Datafolha, Rousseff obtuvo un 48% de cara a un eventual ballottage, contra un 41% de ambos de sus rivales. Sólo un grave error de la campaña del PT podría evitar que el oficialismo triunfe una vez más y gobierne el país por 16 años, una cifra inédita en la región. 

Más de 400 mil miembros de las fuerzas de seguridad se movilizarán hoy para garantizar la tranquilidad en los 254 distritos electorales, informó ayer el Tribunal Superior Electoral de Brasil.

En el ámbito internacional, el oficialismo adelantó que defenderá el Mercosur y la oposición adelantó que buscará la integración económica con la Alianza del Pacífico y con otras economías.

Con muchos intereses en juego, 142 millones de brasileños definirán hoy en las urnas el destino del líder de la región. Rousseff sueña con darle al PT cuatro años más en el poder, mientras que Silva y Neves pretenden romper la imbatibilidad de la fuerza liderada por el ex mandatario Lula da Silva.



Leandro Dario