INTERNACIONAL REUNION EN BERLIN


Bruselas presiona a Cameron para que acelere los plazos del ‘divorcio’

Los líderes europeos exigieron ayer un divorcio rápido al Reino Unido, en plena resaca tras el Brexit.
Los ministros de Exteriores de los seis países fundadores de lo que hoy es la Unión Europea se reunieron en Berlín para hacer un primer análisis del Brexit y llamar al Reino Unido a activar lo antes posible el proceso de salida del bloque comunitario.
“Decimos aquí, juntos, que este proceso tiene que empezar cuanto antes”, afirmó el ministro de Relaciones Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, flanqueado por sus colegas de Francia, Holanda, Italia, Bélgica y Luxemburgo.
“Sólo así podrá evitarse una situación de parálisis”, agregó Steinmeier tras el encuentro, realizado en Villa Borsig, la residencia de invitados del ministerio alemán de Exteriores, en las afueras de Berlín.

Ganar tiempo. En la UE se teme que Londres esté intentando ganar tiempo, después de que el primer ministro británico, David Cameron, anunciara que sólo renunciará en octubre y será su sucesor quien inicie el “divorcio”.
El ministro de Exteriores francés, Jean-Marc Ayrault, llamó a Cameron a abandonar el poder “en los próximos días”, mientras que el ministro luxemburgués, Jean Asselborn, aseguró que el gobierno británico no debe jugar “al gato y al ratón” retrasando las negociaciones, lo que sólo provocaría una enorme inseguridad. “Aquí tiene que haber claridad”, enfatizó.

Consecuencias. Las consecuencias del referéndum sobre la UE, que cambia el rumbo de la historia para el Reino Unido y toda Europa, golpearon con fuerza y, tras el desplome bursátil del viernes, ahora empiezan los problemas políticos.
El comisario europeo de los Servicios Financieros, el británico Jonathan Hill, un ferviente europeísta, anunció su dimisión, tras declararse “muy decepcionado” por la decisión de sus conciudadanos.
Los líderes reunidos en Berlín pidieron a Londres que invoque cuanto antes el artículo 50 del tratado europeo de Lisboa, que estipula el procedimiento para la salida de un país miembro de la UE. Una vez que lo haga se iniciará un proceso de dos años para renegociar la relación entre ambas partes.
Fue la primera respuesta conjunta de la UE a la crisis desatada por el Brexit.
También fue el primer encuentro multilateral para diseñar una UE sin Reino Unido y discutir una serie de reformas que permitan una Europa “más flexible” y que dé más margen a aquellos miembros que quieran una integración más lenta

Un belga, el negociador

La Unión Europea designó ayer al diplomático belga Didier Seeuws para dirigir las negociaciones de separación con el Reino Unido, tras la aprobación del Brexit en al referendo del jueves pasado.
Seeuws, de 50 años, estará al frente de una “fuerza de tareas” a cargo de esa negociación, anunció Preben Aamann, portavoz del presidente de la Comisión Europea, Donald Tusk. El diplomático, de 50 años, era hasta ahora director de los departamentos de Transportes, Telecomunicaciones y Energía del Consejo Europeo, una instancia de la UE formada por los jefes de Estado o de gobierno de los 28 países del bloque. Previamente había sido jefe de gabinete del anterior presidente del Consejo, Herman Van Rompuy, que concluyó su mandato en noviembre de 2014.
“Europa debe demostrar ahora que es necesaria y que tiene capacidad de actuación”, dijo el ministro de exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier , tras el anuncio de la designación de Seeuws. La UE debe ahora concentrarse en los desafíos concretos que enfrenta, como la crisis de refugiados, el alto desempleo
juvenil y la amenaza del terrorismo yihadista, concluyó el ministro alemán



Redacción de Perfil.com