INTERNACIONAL EN MINAS GERAIS


Buscan sobrevivientes del deslave minero en Brasil

Barro tóxico. La rotura de dos diques liberó millones de litros de desechos de una minera.
Barro tóxico. La rotura de dos diques liberó millones de litros de desechos de una minera.

agencias
Belo Horizonte

En medio de un mar de barro y desechos minerales, cientos de rescatistas buscaban ayer eventuales sobrevivientes en un pueblo sepultado por el lodo en Brasil, tragedia que según el último balance oficial dejó al menos un muerto y 25 desaparecidos.
Bomberos, militares y miembros de la Defensa Civil reanudaron ayer la búsqueda entre esa masa viscosa que se tragó todo a su paso y cubrió las cercanías de la ciudad de Mariana, en el estado de Minas Gerais, sobre todo en torno al pequeño pueblo de Bento Rodrigues, destruido tras la rotura de los diques de contención en dos tanques de agua y desechos de la empresa minera Samarco.

“Actualizamos el número de desaparecidos: son 13 funcionarios que prestaban servicios a la empresa Samarco y 12 personas reportadas como desaparecidas en el puesto de atención a los familiares”, dijo el alcalde de Mariana, Duarte Gonçalves Junior.
Hasta ahora, la Defensa Civil sólo confirma una muerte, pero el alcalde afirmó que la cifra de víctimas. “Estamos aumentando nuestra búsqueda por tierra con equipos de apoyo”, aseguró el alcalde Gonçalves Junior.
Anteriormente, el comandante de bomberos de Mariana, Adao Severino Junior, había señalado al menos 17 víctimas mortales.

Sin aviso. La tragedia se produjo el jueves por la tarde, cuando colapsó un dique de un embalse con 55 millones de metros cúbicos de desechos del proceso de extracción de mineral de hierro. Poco después, cedió otro con 7 millones de metros cúbicos de agua y todo el torrente avanzó rápidamente para desembocar en Bento Rodrigues, de 620 habitantes y ubicado a 23 km de Mariana, la ciudad más cercana.

Ninguna sirena sonó para alertar a los vecinos de que evacuaran el pueblo. La empresa Samarco se limitó a llamar por teléfono a Defensa Civil y a algunas familias y líderes comunitarios. A los gritos los vecinos salieron corriendo hacia la parte más alta del poblado y, desde ahí, vieron cómo sus casas y la vida que tenían hasta entonces eran tragadas por el barro.
Medio millar de personas ya fue rescatado con vida. Además de arrasar con todo a su paso, la ola de barro causó un “enorme daño ambiental”, según uno de los investigadores de la fiscalía del estado.

Causas. Hasta ahora no hay certezas sobre las causas de esta tragedia. La minera Samarco –propiedad a partes iguales de la brasileña Vale y la australiana BHP Billiton– aseguró que los dos diques que cedieron habían sido sometidos a fiscalización en julio de 2015 y que “se encontraban en total condición de seguridad”.
Sin embargo, la fiscalía de Minas Gerais investigará si los controles técnicos de las estructuras y las medidas de seguridad estaban en regla.



Redacción de Perfil.com