INTERNACIONAL TRIUNFO DE TRUMP

Caras largas y una victoria simbólica de Hillary en la embajada de EEUU en Argentina

El Palacio Bosch recibió cientos de políticos y funcionarios junto al embajador Noah Mamet, quien probablemente pierda su cargo con la asunción de Trump.

PERFIL COMPLETO

Evento en la embajada de Estados Unidos
Evento en la embajada de Estados Unidos Foto:flickr.com
La victoria de Donald Trump en la contienda presidencial de los Estados Unidos se vivió ayer con desazón en la residencia del embajador, ubicada en el tradicional Palacio Bosch, donde estuvieron políticos, diplomáticos y representantes de la farándula argentina junto al embajador -y ferviente militante demócrata- Noah Mamet. Hubo un voto simbólico donde 169 sufragantes dieron la victoria a Hillary Clinton, pero el desánimo llegó cuando los resultados en estados claves, como Ohio y Florida, perfilaba una victoria del magnate inmobiliario y ex estrella de la tv realidad. 

El ministro de transporte, Guillermo Dietrich, el ministro de seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, y el jefe de bloque en la legislatura porteña, Francisco Quintana, fueron las principales figuras del oficialismo. También dijeron presente los dirigentes de la CGT Héctor Daer y Andrés Rodríguez y el ex jefe de campaña del sciolismo, Jorge Telerman. Sin embargo, la presencia política fue menor al de otras recepciones, tal vez porque cerca de 300 legisladores partieron a EEUU para ver la histórica elección de primera mano. Por su parte, Valeria Mazza y su marido, Alejandro Gravier, fueron los principales representantes de la farándula doméstica, entre los cerca de 400 invitados. 

“La última pregunta siempre es la más incómoda”, lamentó con cierta exageración y su característica sonrisa el principal representante norteamericano en la Argentina. Cuando aún se votaba en algunos estados, Mamet dijo que “estaba al servicio del presidente y el próximo decidirá quién lo represente en la argentina” al ser consultado sobre su futuro en caso de una derrota de Hillary. Así definía algo que está claro para cualquier conocedor de la diplomacia. El ex recaudador y activista de campaña demócrata en California, difícilmente continuará bajo la presidencia Trump como embajador en Buenos Aires

Antes de que se conociera el revés electoral, Mamet insistió en que el vínculo entre los dos países había adquirido un “ímpetu” que no se debía perder y evaluó que se ha “institucionalizado la relación bilateral” y “no debería cambiar gane quien gane”. Sobre el futuro de la relación dijo: “No debe importar quién sea el presidente, porque los dos países tenemos tanto en común”. Además contó que hay una gran cantidad de visitas de funcionarios confirmadas, incluso hasta el año próximo. 

Avanzada la velada, pero aún sin resultados definitivos, el embajador compartió un panel con el fundador de Poliarquía Alejandro Catterberg y el analista Rosendo Fraga. Estaba previsto que Mamet leyera los resultados de la elección que se había realizado entre los asistentes, con una urna gigante. Sin embargo, prefirió no dar un discurso cuando cada número que llegaba en las múltiples pantallas, todas sintonizadas en CNN, confirmaba el batacazo de Trump

Para la anécdota quedarán los pobres 19 votos que cosechó el nuevo presidente de los Estados Unidos en el Palacio Bosch. Hillary, consuelo pobre en la noche de la derrota, se alzó con más del 84% de los votos. Hubo, incluso, un voto para Michelle Obama. La visita de ella y su marido Barack en marzo pasado quedará, seguramente, como un hito en la relación bilateral que ayer comenzaba una nueva etapa.