INTERNACIONAL PRESIDENTE ELECTO DE PARAGUAY

Cartes fabrica la mitad de los cigarrillos del contrabando a la Argentina

El nuevo aspirante al Mercosur es dueño de Tabesa, la empresa que produce el 45% de los cigarrillos que se incautan en el país. En Brasil, la Justicia lo investiga por tráfico ilegal.

Foto:Cedoc

Casi la mitad de los cigarrillos provenientes del contrabando que se incautan en la Argentina pertenecen a la empresa del presidente electo de Paraguay, Horacio Cartes. Su compañía Tabacalera del Este (Tabesa) produce la marca Rodeo, la más vendida en el mercado ilegal de tabaco en el país.

Según datos de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), a los que tuvo acceso PERFIL, en 2012 y 2013 la Aduana secuestró 290 mil paquetes de Rodeo, lo que equivale al 45% del total incautado de cigarrillos contrabandeados. “Muchos de esos paquetes fueron incinerados en operativos contra la mercadería trucha”, indicaron voceros de la AFIP.

Cartes, líder del Partido Colorado, es un advenedizo en la política pero no en el mundo de los negocios. Comenzó distribuyendo cigarrillos dos décadas atrás y desde entonces construyó un imperio comercial que incluye un banco, un club de fútbol y varios emprendimientos agrícolas.

Su nave insignia es Tabesa, la principal tabacalera de Paraguay, con una capacidad productiva de 579 cigarrillos por segundo. La fábrica, localizada en la ciudad de Hernandarias, abastece a casi la mitad del mercado paraguayo. Lo curioso es que, aunque Tabesa no exporta legalmente a la Argentina ni a Brasil, ambos países están inundados de sus productos.

“De los 68 mil millones de cigarrillos elaborados en Paraguay (por Tabesa y otras tabacaleras), se venden dentro de ese país sólo 3 mil millones –indica un reciente estudio de Nobleza Piccardo, una de las tabacaleras que dominan el mercado argentino y se ven perjudicadas por la presencia de marcas ilegales como Rodeo–. No existiendo exportaciones equivalentes que justifiquen ese volumen, el excedente termina siendo ‘derramado’ en forma de contrabando a los países vecinos.”

Esa realidad llevó a que el grupo Souza Cruz, de British American Tobacco, demandara a la empresa de Cartes ante la Justicia de Brasil por contrabando de cigarrillos. En 2011, el juez Mauro Pereira Martins emitió un fallo preliminar en el que mencionó “prueba documental robusta” sobre “actos de competencia desleal” por parte de Tabesa. El magistrado señaló como un “hecho notorio” el suministro al mercado brasileño de “una masa voluminosa de productos fabricados por Tabesa”.

Según una investigación del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) titulada “El Gran ‘Duty Free’”, en la que se cita a fiscales y policías brasileños, fábricas como Tabesa funcionan como “cabezas de la organización criminal” y “trabajan mano a mano con ‘gerentes’ a ambos lados de la frontera, quienes adquieren camiones y embarcaciones, sobornan a funcionarios y contratan cuadrillas de pescadores y agricultores para transportar cargas de cigarros”.

El estudio de Nobleza Piccardo indica que las rutas de entrada del contrabando desde Paraguay a la Argentina se concentran en las provincias de Misiones –Triple Frontera–, Corrientes, Entre Ríos, Formosa y Jujuy. Se calcula que el Estado argentino pierde casi 600 millones de pesos anuales en recaudación tributaria por causa del contrabando, la falsificación de cigarrillos y la presencia de productos informales de origen desconocido.

PERFIL se comunicó con el gerente general de Tabesa, José Ortiz, pero su secretaria respondió que hablar con él “es imposible por el momento ya que está de viaje”.

En marzo de 2012, el propio Cartes habló sobre las sospechas en torno a Tabesa. “Para mí el contrabando es un problema aduanero, nosotros tenemos la conciencia tranquila –respondió al diario paraguayo ABC–. Nosotros no hacemos contrabando, producimos y vendemos acá en Paraguay.” Su defensa es básica: él vende el producto de su lado de la frontera, y el resto no es problema suyo. Cuando le preguntaron si le preocupa el prestigio de su marca, Cartes contestó: “El producto tiene prestigio, por eso lo llevan”.

Ahora que es presidente electo, y que el retorno de Paraguay al Mercosur es una de sus mayores preocupaciones, el líder colorado ya no habla de contrabando.

 

Los otros empresarios gobernantes

Los casos de empresarios que llegaron al poder son varios. Existen distintos modelos de hombres de negocios devenidos en políticos. La diferencia entre ellos puede establecerse por un criterio básico: aquellos que abandonan el mundo empresarial para gobernar, y aquellos que no.

En Chile, Sebastián Piñera vendió todas sus acciones de LAN y, para el resto de sus activos en empresas, recurrió al mecanismo del “fideicomiso ciego”. Se trata de una figura legal que obliga a los políticos a transferir la administración de sus compañías a un tercero mientras se desempeñan en el cargo.

El italiano Silvio Berlusconi representa el modelo contrario. Durante sus años en el poder, siguió al mando de su holding Fininvest con la ayuda de su hija Marina, presidenta del grupo financiero. El ex premier tampoco abandonó la presidencia del club Milan. Claro que Italia no es Chile, donde la presión social sobre los políticos es mayor.



Facundo F. Barrio