INTERNACIONAL GIRO FISCAL

Cercado por la presión internacional, Facebook pagará impuestos por publicidad en Europa

La empresa, una de las salpicadas por las revelaciones de Paradise Papers, deberá cambiar su sistema fiscal ante la presión internacional.

El CEO de Facebook, Mark Zuckerberg.
El CEO de Facebook, Mark Zuckerberg. Foto:Cedoc

Facebook dará un giro fiscal en 2018 en todo el mundo y empezará a tributar sus ingresos de publicidad en el lugar que se generen, siempre que tenga una sede regional. Abonará en cada país los impuestos por su actividad y no derivará los mismos a su sede internacional de Irlanda, donde su factura fiscal es menor.

"Facebook ha decidido cambiar hacia una estructura de ventas local en aquellos países donde tenemos oficinas, para respaldar las ventas de los anunciantes locales. En términos simples: significa que los ingresos por publicidad que respaldan nuestros equipos locales no serán contabilizados por la sede en Dublín, sino que serán registrados por nuestra compañía local de cada país", consignó el director financiero de la compañía, Dave Wehner, en un comunicado.

¿Cómo quedará configurada la compañía? Sus oficinas centrales se mantienen en la ciudad estadounidense Menlo Park, en el estado de California. Dublín seguirá como sede internacional, pero no a efectos fiscales. Las ventas mundiales se repartirán por todos los países que tienen estructura propia, que son 25, entre los cuales figuran España, Italia, Alemania y Francia.

Esta es la forma en que la empresa responde a la presión generada por parte de la Comisión Europea y otros organismos internacionales, que en los últimos años pusieron en la mira las maniobras fiscales que muchas multinacionales practican para rebajar sus compromisos con el fisco a nivel mundial. "Creemos que cambiar a una estructura de ventas locales proporcionará más transparencia a los gobiernos y a los reguladores en todo el mundo, que han pedido una mayor visibilidad sobre los ingresos asociados con las ventas realizadas por parte de oficinas regionales", indicó Wehner.

La delegación de Facebook en Argentina no se pronunció al respecto. De momento, en nuestro país no están reguladas las plataformas tecnológicas y, por tanto, cuentan con libertad de movimientos en el terreno fiscal.

Los gobiernos empezaron a ponerle freno al avance de Facebook. En mayo de este año Facebook recibió una multa de 94 millones de libras (126.218.500 dólares) por proporcionar información engañosa sobre su adquisición de WhatsApp en 2014. Había dicho que no podía hacer coincidir las cuentas de usuario en ambas plataformas. Sin embargo, el servicio de mensajería instantánea cambió su política de privacidad el año pasado para comenzar a compartir los números de teléfono de los usuarios y otra información con la red social.

Otro de los reclamos que se le hizo a Facebook y Google, entre otras compañías tecnológicas importantes, es que endurezcan sus políticas para frenar de forma más activa el "hate speech" (discurso de odio) y la incitación al terrorismo en los contenidos que se suben a las plataformas. Este pedido se dio en medio de las crecientes tensiones raciales y las preocupaciones de seguridad nacional por los diversos atentados ocurridos principalmente en ciudades europeas.

Finalmente, otra cuestión que generó preocupación en los últimos tiempos son los ‘fake news’. Las noticias falsas o alternative facts son un grave problema causado por las grandes plataformas tecnológicas y la decadencia de los medios de comunicación que ven reducidos sus ingresos en beneficio de este tipo de compañías.

Offshores y campañas. En noviembre, Facebook fue una de las grandes multinacionales salpicadas por los Paradise Papers, la filtración de documentación obtenida por el diario alemán Süddeutsche Zeitung y compartida por Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ).

Según documentos a los que accedió PERFIL, un importante inversor de Twitter y Facebook está vinculado con dos empresas que son propiedad del Gobierno ruso, según indican los documentos de Paradise Papers. Esas dos compañías son conocidas como instrumentos para operaciones sensibles del Kremlin, publicó The New York Times en una nota traducida por Univisión.

En la información difundida se muestra que una de las empresas propiedad del Kremlin, el banco ruso VTB Bank, envió 191 millones de dólares al fondo de inversión DST Global, el cual utilizó el dinero para comprar una gran participación en Twitter en el año 2011.

Por otro lado, una filial de Gazprom, la mayor empresa estatal rusa, financió a una compañía offshore que se asoció con DST Global en una gran inversión en Facebook. El fundador de este fondo de inversión es el multimillonario ruso Yuri Milner, quien junto con otros socios, obtuvieron importantes beneficios cuando vendieron sus participaciones poco después de la oferta pública inicial de Facebook en 2012 y de Twitter en 2013.

Si bien se sabía que Milner hizo grandes aportes tanto en Twitter como Facebook, no se tenía conocimiento de la relación del gobierno ruso con las inversiones.

La respuesta de las empresas. Facebook y Twitter alegaron que habían revisado adecuadamente las inversiones de Milner.



Temas: