INTERNACIONAL SONDEOS EN LOS ESTADOS CLAVE


Clinton saca una ventaja decisiva sobre Trump en los ‘swing states’

sondeos en los estados clave

Aunque aún faltan ochenta días para las elecciones presidenciales en Estados Unidos, Hillary Clinton ha sacado en las últimas dos semanas una ventaja sobre su rival, Donald Trump, que podría ser definitoria: la ex primera dama lidera las encuestas en todos los swing states, es decir, en los “estados pendulares”, cuyo comportamiento electoral es volátil y donde no existe una fidelidad histórica a favor de los demócratas o los republicanos. En el sistema estadounidense de votación indirecta, triunfar en estos distritos suele ser crucial para ganar los comicios nacionales.

Cada estado posee una determinada cantidad de delegados en el Colegio Electoral, que es proporcional al número de sus representantes en el Parlamento. Para convertirse en presidente, es necesario obtener el voto de 270 de los 538 delegados. En la gran mayoría de los estados, el candidato que gana se asegura el apoyo de la totalidad de los delegados del distrito en cuestión, de acuerdo con el lema winner takes all. Muchos estados tienen un perfil electoral relativamente predecible, ya que se han mantenido fieles a uno u otro partido a lo largo de la historia. Ningún demócrata se tendría fe en Texas, del mismo modo en que ningún republicano sensato apostaría demasiado a Nueva York.


Volátiles. Sin embargo, también existe un puñado de estados en los que suele ser difícil predecir hacia qué lado caerá la moneda, ya que las preferencias de sus votantes varían entre elección y elección. Esta vez, sin embargo, las cosas parecen más claras que de costumbre: según un promedio de encuestas de los últimos 15 días publicadas por el sitio Real Clear Politics, Clinton lleva la delantera en diez swing states: Colorado, Virginia, Wisconsin, Pennsylvania, New Hampshire, Florida, Ohio, Nevada, North Carolina y Iowa. En algunos casos, la ventaja se estira hasta números de dos dígitos.

“Estamos llegando al punto en el que la candidata demócrata está más cerca de ganar los estados republicanos que de perder los swing states”, evaluó esta semana The Washington Post. ¿Eso significa que Hillary concentrará sus últimos esfuerzos proselitistas en arrebatarle distritos republicanos a Trump? Probablemente no: para el comité demócrata, es mucho más redituable destinar sus recursos a mantener el favoritismo de Clinton en estados volátiles como Colorado, Florida y Virginia, suficientes para obtener un margen de victoria en el Colegio Electoral. Aunque aún nada está dicho, el destino de la carrera por la Casa Blanca empieza a dibujarse.