INTERNACIONAL EL PROXIMO JUEVES 13

Cómo será el festejo del Vaticano para celebrar el primer año de Francisco

Bergoglio estará en un retiro espiritual por Cuaresma. Pero en la Santa Sede saben que la Plaza de San Pedro se llenará de fieles. Preparan una fiesta popular para un papa popular. El merchandising que llegó a Roma.

PERFIL COMPLETO

Una misa solemne que debe parecerse a una fiesta. Esta es la propuesta ganadora en el Vaticano, entre las tantas que llegaron de todos los rincones de la ciudad de Roma para celebrar el primer año del pontificado del papa Francisco.

Sentados en la escalera de la gran fuente frente a la iglesia de Santa María en Trastevere, a diez minutos caminando de la basílica de San Pedro, los fieles discuten alrededor de Don Marco, estrella de la parroquia. “Un papa popular se celebra con una fiesta popular, no hay otra”, dice el sacerdote, que por las calles del barrio es un ícono. Recién salido de la misa del mediodía, toma el sol tímido de final de invierno y repite su idea a cada uno de sus oyentes: “El Papa es argentino, viene de un pueblo que tiene en su ADN el arte de celebrar, hay que festejarlo con algo alegre, muy alegre, para que el disfrute el momento. Dejemos la solemnidad vaticana para otro momento, ahora lo que hay que armar es una gran fiesta”.

Todos se suman a la idea, pero a la hora de proponer detalles sobre el “cómo”, surgen interrogantes. “Pero si no se puede poner ni música”, exclama indignado Pietro Zanca, 55 años, uno de los linjeras más conocidos del barrio vaticano. Observación muy pertinente: ¿qué clase de fiesta se puede armar en la plaza religiosa por antonomasia en la historia del catolicismo, que no se haya ya visto mil otras veces?

Son días complicados para los fieles de este barrio romano, enamorado del papa argentino. Los fieles quieren que el 13 de marzo, primer aniversario de Francisco en el Vaticano, Roma festeje el Papa como nunca festejó otro pontífice antes, para que no sea sólo una celebración religiosa. Sin embargo, encontrar el organigrama estético del festejo no es fácil. La sorpresa parece ganarle al protocolo de la Santa Sede.

“Todavía no tenemos listos los programas, pero sabemos que habrá demasiada gente para hacer algo dentro de San Pedro, así que las celebraciones serán en la plaza”, asegura a PERFIL uno de los voceros vaticanos. “Dios quiera que no llueva”, concluye mirando hacia el cielo caprichoso del marzo romano.

Lo que ya está listo para estrenar es el merchandising para los peregrinos. Desde los almacenes de los inmigrados chinos del Esquilino, barrio multiétnico del centro, ya salieron millares de estatuillas plásticas de Francisco. Hay dos versiones, una clásica con el vestido blanco y otra con la sotana negra de sacerdote común y corriente: 1 euro cada una, precio popular del Francisco para todos.

La celebración no se reduce a Roma. En Padova, en el norte de Italia, ciudad de San Antonio, el grupo católico “Un attimo di pace” (Un momento de paz) estrenó el 5 de marzo el blog Papafrancesco.org, donde, hasta el 13 de marzo, se puede encender una vela virtual que, supuestamente, apoye al Papa en su reforma de la Iglesia. “Todas las oraciones serán impresas para que los fieles las puedan rezar juntos el 13 de marzo en la basílica de San Antonio”, promete la redacción del blog. “A través de internet –explica Marco Sanavio, director de la oficina de comunicaciones sociales de la diócesis que ya propuso meditaciones vía correo electrónico, mensajería de texto y podcat católicos–, acogemos el pedido del Santo Padre de rezar para su servicio cotidiano”.

Librerías y kioscos también festejan. Desde el DVD Francisco, un año de pontificado, distribuidos por los semanarios Famiglia cristiana y Credere a 12,90 euros, hasta el número especial del Papa a fumetti, historietas ilustradas para niños.

Pero Jorge Bergoglio no estará en el Vaticano el jueves 13. Por Cuaresma irá a un retiro espiritual en un refugio en las colinas del sur romano. Eso no impedirá que el mundo entero recuerde el famoso. “Habemus Papam” que le cambió la vida.



Ángela Nocioni desde El Vaticano