INTERNACIONAL RELACIONES INTERAMERICANAS


Cómo son las ‘doctrinas’ opuestas de Trump y Hillary para América Latina

El republicano confirmó que construirá un muro entre EE.UU. y México. La ex secretaria de Estado impulsa una reforma migratoria, pero será más dura con Cuba y con Venezuela.

PERFIL COMPLETO


Foto:Cedoc

Donald Trump se probó esta semana el traje de candidato republicano a la presidencia, en una convención nacional marcada por rencillas internas y escándalos. En los próximos días, Hillary Clinton hará lo propio y se erigirá en la postulante demócrata a la Casa Blanca. Las elecciones polarizarán en noviembre al país y tendrán en vilo al resto del mundo. América Latina será una de las regiones que observarán con interés cuál será el resultado que arrojen las urnas en la potencia hemisférica.

Los dos candidatos proponen “dotrinas” disímiles y contrapuestas. Trump tiene una retórica más agresiva, que bautizó “americanista y no globalista”; Hillary, por su parte, propone culminar la reforma inmigratoria, una tarea inconclusa de su antecesor. Durante los últimos años, Barack Obama logró un histórico acuerdo con Cuba, tras más de cinco décadas de enfrentamiento. El diálogo entre Colombia y las FARC, la inestabilidad en Venezuela y la crisis política en Brasil son otros de los grandes desafíos que enfrentará el próximo mandatario norteamericano. “Las políticas exteriores de Trump y Clinton hacia la región no podrían ser más diferentes. La promesa de Trump de construir –o, más bien, terminar– una pared entre Estados Unidos y México es un punto fundamental de su campaña. Mientras tanto, Clinton habla de “construir puentes, no paredes”, afirmó a PERFIL Alan McPherson, profesor de la Universidad de Oklahoma y experto en América Latina.

El postulante republicano oficializó el jueves su polémica promesa y prometió deportar a once millones de inmigrantes indocumentados. Por su parte, Clinton propone la continuidad de las políticas de Obama, quien bregó por regularizar a millones de indocumentados, pero no logró que la Corte Suprema avalara su plan.

“El único punto de acuerdo entre ambos es la promesa de renegociar algunos tratados de libre comercio. En el caso de Clinton, habla así para satisfacer a los seguidores de Bernie Sanders y a los sindicatos que contribuyen con fondos a su campaña. Una vez elegida, es casi seguro que va a volver a su posición original a favor de los acuerdos”, agregó McPherson.

Michael Shifter, presidente de Inter-American Dialogue, cree que Hillary será más dura que Obama a la hora de reclamar el respeto de los derechos humanos en Venezuela y Cuba. “La más grande virtud de Clinton es su predictibilidad. Trump es cualquier cosa menos predecible”, opinó.

Un enigma. Los analistas políticos en Estados Unidos no saben hasta qué punto el republicano cumplirá con sus delirantes promesas de campaña o las olvidará apenas pise la Casa Blanca. Entre otras cosas, calificó a los mexicanos de “violadores” y “criminales”, en un discurso sumamente xenófobo y agresivo. “Aunque tenemos evidencia de que Trump es un líder mentiroso e inconsecuente, debemos tomar muy en serio su tono agresivo. Será un líder que no escuche las opiniones de expertos y al cual no le importe la diplomacia y el protocolo. Todo eso dañará seriamente las relaciones de Estados Unidos con América Latina.

Nos enfrentaremos tal vez a las peores relaciones interamericanas en la historia del continente”, advirtió McPherson.

El temor a que la “doctrina Trump” sea aplicada en Washington pone los pelos de punta a los líderes de la región.



Leandro Dario