INTERNACIONAL USÓ UN BATALLÓN DE MÁS DE MIL AGENTES


Con fuerza militar, Maduro apresó a 243 estudiantes que protestaban en Caracas

Realizó una inmensa incursión contra uno de los últimos rincones disidentes de Venezuela. Los acusan de terroristas.

Con un batallón de agentes, Maduro llevó adelante la gigantesca redada contra los estudiantes.
Con un batallón de agentes, Maduro llevó adelante la gigantesca redada contra los estudiantes.
Foto:AFP

Las fuerzas de seguridad de Venezuela detuvo en la madrugada del jueves a 243 jóvenes en una gigantesca redada contra uno de los últimos reductos de las protestas iniciadas en febrero, horas después de que el gobierno y la oposición postergaran una nueva reunión del complicado diálogo de pacificación.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

El gobierno de Nicolás Maduro justificó el despliegue de más de mil agentes antimotines de la policía y de la Guardia Nacional Bolivariana  para desalojar en plena noche cuatro campamentos de protesta en Caracas --el más nutrido frente a las oficinas de la ONU-- donde dicen se albergaban grupos que preparaban "actos terroristas".

"Se tenía evidencias de que de esos sitios estaban saliendo los grupos más violentos a cometer hechos terroristas: incendiar patrullas de la policía, enfrentarse con bombas molotov y con armas a los cuerpos de seguridad", dijo el ministro de Interior, general Miguel Rodríguez Torres.

El gobierno ha calificado invariablemente a las protestas iniciadas en febrero como un "intento de golpe de Estado" a cargo de grupos de la "oposición fascista" con apoyo de Estados Unidos y Colombia.

En los operativos fueron "incautadas drogas, armas, explosivos, morteros, granadas lacrimógenas y todo lo que utilizan a diario para enfrentar a los cuerpos de seguridad", afirmó el ministro, quien fue jefe de los servicios de inteligencia, según un cable de la agencia AFP.

El miércoles, sorpresivamente, el gobierno había anunciado la postergación para la semana siguiente de una nueva reunión del escabroso diálogo de pacificación --al cual solamente aceptó asistir el sector moderado de la alianza opositora MUD (Mesa de Unidad Democrática)-- y que permanece sin pistas de avances concretos luego de un mes de conversaciones.

 Nuevas protestas. Poco antes del mediodía del jueves grupos de jóvenes protestaron en al menos tres diferentes puntos del este de Caracas y una de esas concentraciones fue dispersada con gases lacrimógenos y balas de goma, comprobó un periodista de la AFP.

El "uso de la fuerza bruta para limitar la libertad de expresión estimula protestas más agresivas y peligrosas que hacen más difícil el diálogo. Puedes aplastar al adversario, pero no estás solucionando los problemas", dijo a la AFP el analista político Luis Vicente León. Su firma reveló esta semana una encuesta según la cual seis de cada diez venezolanos reprueban la gestión de Maduro, heredero político de Hugo Chávez.

Tierra arrasada. Según constató el enviado de AFP, en pocas horas del jueves el campamento de los estudiantes en Caracas fue destruido; sólo quedaban restos de carpas y otros elementos desperdigados por el suelo tras la arremetida.

"Actúan a las tres de la mañana en una emboscada clara a nuestros compañeros (...) Tendrán que preparar celdas más grandes, los estudiantes seguiremos luchando por nuestros derechos", reaccionó el líder estudiantil Juan Requesens.

Estos campamentos eran la cara visible de los últimos restos de las protestas iniciadas en febrero y que han dejado, según cifras actualizadas este jueves por la Fiscalía, 41 muertos, 800 lesionados y casi 150 casos investigados de abusos policiales.



Redacción de Perfil.com


Temas:

  • Protestas en Venezuela
  • Nicolás Maduro
  • ONU
  • Represión estudiantil
  • Protestas estudiantiles