INTERNACIONAL EN SUIZA

Concluyó sin avances nueva ronda de negociaciones sobre la guerra en Siria

Washington y Moscú sumaron al diálogo a cancilleres de países aliados de las partes. El único consenso fue que se debe seguir negociando. Buques rusos rumbo al Mediterráneo.

A la mesa. Lavrov y Kerry, en el centro a la izquierda, junto a aliados de las partes en conflicto.
A la mesa. Lavrov y Kerry, en el centro a la izquierda, junto a aliados de las partes en conflicto. Foto:Departamento de estado
Lausana, Siria
La conferencia sobre Siria en la que participaron Washington, Moscú y los actores clave en el conflicto, finalizó ayer en Lausana, sin avances concretos, mientras la guerra continuaba sin descanso.
La ONU estima que en los cinco años de guerra han muerto en Siria más de 400 mil personas.
Los participantes en la reunión, la mitad defensores del régimen de Damasco y la otra de la rebelión siria, se levantaron de la mesa tras poco más de cuatro horas de negociaciones en un hotel de la ciudad suiza, luego de haber acordado sólo “prolongar los contactos”, dijo el canciller ruso, Sergei Lavrov.
“Hemos dicho claramente que hay que empezar el proceso político lo más rápidamente posible”, agregó.
Su homólogo estadounidense, John Kerry, indicó que se habían intercambiado “ideas nuevas” durante la reunión.
Sin embargo, mencionó “la tensión” y los “cruces directos, pero sin rencor” que se produjeron durante el encuentro.
La reunión contó también con la participación de los cancilleres de Turquía, Qatar y Arabia Saudita, que apoyan a la rebelión, y de Egipto, Irak e Irán, que son aliados del  régimen del presidente Bashar al Assad. También asistió el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura.

Cara a cara. Con un formato nuevo, –los países europeos no fueron invitados– la conferencia estuvo precedida por una reunión de unos 40 minutos entre Kerry y Lavrov, que no se habían vuelto a ver desde hace tres semanas, cuando comenzó la ofensiva sobre Alepo del régimen sirio con apoyo de Rusia, que aumenta su poderío militar en el país (ver recuadro).
El encuentro se produjo en un contexto extremadamente tenso entre Moscú y los países occidentales, que acusan a Rusia de haber cometido “crímenes de guerra” en Alepo.
Moscú y Washington han negociado durante casi un año sobre Siria en varias reuniones y han impulsado dos acuerdos de alto el fuego en 2016 que sólo duraron unos cuantos días o, en el mejor de los casos, algunas semanas.
Los pactos fracasaron por los diferentes intereses que convergen en este conflicto extremadamente complejo, donde se hallan implicados una decena de países.
Desde que la tregua se rompiera a finales de septiembre y comenzara la ofensiva contra la parte de la ciudad en poder de los insurgentes, donde viven unos 260 mil habitantes, han muerto más de 370 personas, en su inmensa mayoría civiles, según el OSDH. Entre las víctimas figuran más de 130 niños, según la ONG Save the Children.
Damasco y Moscú aseguran que bombardean Alepo para eliminar a los “terroristas”.

Agencias