INTERNACIONAL EL FISCAL GENERAL JEFF SESSIONS IMPLICADO

Conexión rusa: un nuevo escándalo crea turbulencias entre Trump y su partido

Voces republicanas exigieron que se retire al funcionario en investigaciones que lleva adelante e involucran al Kremlin. El presidente sostiene la honestidad de su funcionario.

Dibujo de Temes
Dibujo de Temes Foto:Pablo Temes

Jeff Sessions es un hombre honesto”. Donald Trump, en cuarenta días de gobierno, no cesa de tener turbulencias. Pero, la última, la confirmación de que el fiscal general Jeff Sessions, tuvo contactos con miembros del gobierno ruso, parece abrir una nueva grieta, hasta ahora insinuada pero no confirmada con el Partido Republicano. Ayer fue un día de declaraciones y versiones permanentes, en la que el presidente habló de “caza de brujas”.

El muro republicano en torno al presidente sufrió su primera grieta cuando este jueves Jason Chaffetz, el presidente del comité de la Cámara de Representantes encargado de supervisar al gobierno, exigió que el fiscal se retirara del caso ruso, como finalmente ha hecho.

Implicado. El nuevo escándalo gira alrededor de Jeff Sessions que tiene al FBI (policía federal) bajo su mando, y que el jueves se apartó de cualquier investigación sobre el rol de Rusia en los comicios.

Por eso, el pedido de Chaffetz tiene semejante valor político. El representante de California Darrell Issa también defendió la necesidad de abrir una investigación independiente de todo el caso por parte de una autoridad “creíble”. En el Senado, Rob Portman y Susan Collins pidieron que Sessions se inhibiera “para garantizar la confianza de los ciudadanos” en la investigación, en palabras de Collins, sumando voces dentro del partido de gobierno a lo que era un clamor por parte de los Demócratas.

Sessions es, hasta hoy, el último alto cargo de la administración Trump implicado en la trama de la “conexión rusa” que ocultó estos encuentros durante su declaración, bajo juramento, ante el Senado, tras ser preguntado sobre los supuestos contactos entre el equipo de campaña –en el que Sessions era asesor– y operativos rusos.

Luego de que Sessions dijera bajo juramento en el Senado que “no tuvo comunicaciones con los rusos”, periodistas reportaron que de hecho se reunió con el embajador de Moscú en Washington, Serguéi Kisliak, en dos oportunidades en los meses previos a las elecciones.

El listado de personas vinculadas a Trump y ligadas a Rusia aumenta cada día. Primero fue el ocultamiento de conversaciones telefónicas con el embajador ruso que le costaron el cargo al ex asesor de Seguridad Nacional de Trump, Michael Flynn, quien renunció el 13 de febrero. Las acusaciones mencionan también al hijo del presidente, Donald Trump Jr. y a su yerno, Jared Kushner.