INTERNACIONAL ECOS DEL DESHIELO CON EE.UU.

Cuba asume con fuerza el papel de un ‘reconciliador internacional’

Tras décadas de aislamiento, la isla comunista es hoy mediador confiable en la paz de Colombia y en el acercamiento cristiano.

Foto:AFP

Cuba tomó una altura internacional insospechada para un país que en teoría sufría aislacionismo: ya en paz con Estados Unidos, se consolidó como el mediador confiable en la solución del conflicto armado en Colombia y del acercamiento del cristianismo tras el cisma de hace mil años.
¿Cómo hizo la pequeña isla comunista del Caribe para jugar en las grandes ligas de la diplomacia internacional? Para los expertos, la respuesta no está únicamente en su discreto pero eficaz aparato diplomático, sino en su pasado de amistades y enemistades.
“De un Estado aislado en el hemisferio occidental, concentrado en revolucionar el sistema internacional, Cuba ha pasado a disfrutar la imagen de ser un país en transformación con una relación de cooperación y diálogo con los poderes” establecidos, explicó a la AFP Arturo López-Levy, politólogo de la Universidad de Texas Valle de Río Grande.
Este experto cubano cree que el gobierno de Raúl Castro es un interlocutor privilegiado entre viejos antagonistas. “Varios de esos actores del statu quo como el gobierno colombiano y el Vaticano quieren aprovechar las credenciales que Cuba tiene con sus oponentes, con las FARC y con el Kremlin”, agregó.
El gobierno de Raúl Castro, quien reemplazó en el poder a su hermano Fidel en 2006, es desde hace tres años garante y anfitrión de los diálogos de paz entre la guerrilla y el Ejecutivo de Colombia.
Inspirador y aliado de los movimientos rebeldes latinoamericanos de los 60, el gobierno castrista es ahora uno de los artífices del acuerdo que muy probablemente pondrá fin este año, después de medio siglo, al único conflicto armado que persiste en el continente.

Capital de la unidad. Por si fuera poco, La Habana acogió el viernes el primer acercamiento entre las Iglesias de Occidente y Oriente desde el cisma de 1054. Castro, un ateo de 84 años, fue el testigo de excepción de los besos y abrazos que intercambiaron el papa Francisco y el patriarca ruso Kirill durante el encuentro de unas horas que sostuvieron en el aeropuerto de La Habana.
“Si sigue así, Cuba será la capital de la unidad”, dijo Francisco antes de emprender rumbo a México. “Encrucijada entre el Norte y el Sur, el Este y el Oeste”, la llamó la declaración conjunta del papa y Kirill.
El país no es el mismo no sólo en la economía. Esa apertura ha permitido que el país sea visitado por tres papas, el patriarca ortodoxo ruso, líderes protestantes y musulmanes de primer nivel, y hasta el gran rabino de Israel”, comentó López-Levy.



Redacción de Perfil.com