INTERNACIONAL

Cunha también quedó contra las cuerdas

Agencias
Brasilia
La Corte Suprema de Brasil aceptó esta semana en forma unánime abrir un proceso penal contra el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, del PMDB, por corrupción pasiva y lavado de dinero. Con la decisión, la Corte afirma por primera vez su disposición a procesar al jefe de uno de los poderes de la República. Cunha es acusado por la fiscalía de haber recibido cinco millones de dólares a cambio de facilitar la contratación de dos buques de perforación del astillero Samsung Heavy Industries, realizada entre 2006 y 2007 sin licitación por Petrobras. El diputado es acusado además de haber promovido en 2010 una investigación parlamentaria contra el astillero para forzarlo a continuar pagando las cuotas del soborno.
Aunque la Corte postergó su decisión sobre la continuidad de Cunha en el cargo, su situación es virtualmente insostenible. El presidente de la Cámara enfrenta además un juicio político en la Comisión de Etica por quiebra del decoro parlamentario, tras haber asegurado a sus colegas que no poseía cuentas bancarias en Suiza, lo que luego fue desmentido por las autoridades de ese país. Acérrimo adversario de Rousseff, Cunha fue quien autorizó a inicios de diciembre la apertura de un proceso de juicio político contra la mandataria brasileña.

Redacción de Perfil.com