INTERNACIONAL

Deberán dividir al ejército

PERFIL COMPLETO

El chavismo ha ingresado en la fase final de su declinación, aunque ésta no está resuelta y nada racional aconseja creer en la predeterminación teleológica de que el gobierno y el movimiento vayan a una derrota inexorable con el desplazamiento definitivo del poder a corto plazo. Para ese final, deseado por la derecha hemisférica, cuya bandera levanta hoy Mauricio Macri, deberán dividir al ejército y derrotar al gobierno y al poder comunal organizado, mediante el voto, o como lo intentaron Leopoldo López y Antonio Ledezma en 2014, por las armas, pero fracasaron y fueron presos.
Aun así, la derrota en las elecciones parlamentarias fue el alumbrón de esa perspectiva abierta. Pasar de ser la mayoría durante 16 años a sólo un tercio de la Asamblea Nacional, que en Venezuela es una institución clave del poder nacional, no es una suma y resta aritmética de curules, sino una derrota política en términos geométricos.
Los dos millones de chavistas que se apartaron de los diputados oficiales y los otros cientos de miles de pobres que se activaron desde la inopia política para votar por la MUD, fueron motivados más por la angustia social originada en un sistema de consumo quebrado desde hace dos años, que por una adhesión ideológica pro derechista o por alguna seducción repentina hacia los deslucidos candidatos de la oposición. Convivirán fuerzas antagónicas dentro de un sistema político fracturado, lo que avizora tempestades violentas en Venezuela durante 2016. La Asamblea Nacional vivirá enfrentada a cinco poderes: la Presidencia, El Supremo Tribunal de Justicia, el Poder Electoral y el Poder Moral, cuatro de las cinco instituciones del republicanismo bolivariano. Pero sobre todo, el nuevo Poder Legislativo tendrá que arreglar cuentas con el poder comunal y obrero, que además de tener un Parlamento propio y una estructura de producción y financiamiento, se siente testamentario del legado político radical de Hugo Chávez.
El nuevo gabinete nombrado por Maduro el 6 de enero señala que está haciendo lo contrario. Incluyó capitalistas y chavistas desprestigiados para tratar de avanzar en un pacto de gobernabilidad con la MUD, que removerá a los movimientos comunales y al propio Cuartel de la Montaña.

*Periodista venezolano, autor de ¿Quién inventó a Chávez?



Modesto Guerrero